Christian Siriano inicia Semana de Moda de NY a todo color

Christian Siriano inicia Semana de Moda de NY a todo color

Con Katie Holmes y Lil' Kim en primera fila y la cantante Marina en el micrófono sobre la pasarela, Christian Siriano ayudó a dar inicio a la primera gran ronda de desfiles presenciales de la Semana de la Moda de Nueva York en tiempos de pandemia con una ráfaga de neón y encaje inspirado en parte en todas las mujeres italianas en su vida.

Desde el ornamentado Gotham Hall, bajo un tragaluz de vitrales de más de 21 metros (70 pies) de altura, el compromiso de Siriano con la inclusión de mujeres de todos los tamaños nunca quedó tan claro como el martes, cuando abrió y cerró su show con la modelo de tallas grandes Precious Lee. Primero caminó con un impresionante traje de pantalón amarillo con pantalones anchos y holgados y una chaqueta asimétrica, un bralette cruzado a juego debajo.

Con su público reducido a 300 de sus 800 invitados habituales debido a la pandemia, Siriano dijo a The Associated Press que quería traer el glamour a los tiempos oscuros de hoy. En algunos looks, evocó fotografías antiguas de su abuela paterna de vacaciones en Positano, en la costa italiana de Amalfi, en las décadas de 1960 y 1970. A algunas de sus modelos les puso lentes de sol de época con vestidos de amarillos brillantes, naranjas crepusculares y trajes largos verde esmeralda o con enormes volantes en lugar de mangas y faldas abultadas.

"La Semana de la Moda ha vuelto. Se siente tan bien. Nueva York se siente genial", dijo Siriano, con Kristin Chenoweth, Alicia Silverstone y la musa Coco Rocha también sentadas en primera fila.

La pandemia, dijo el diseñador, ha provocado episodios de nostalgia para muchos, él incluido. Recordó un vestido de color albaricoque con lunares entre los favoritos de su abuela.

"Ella todavía está viva a los 101 años", dijo Siriano. "Simplemente sentí eso y tiene el glamour que amo. Estaba rodeado de mujeres que realmente se vestían todos los días. Era lápiz labial, peinado y maquillaje, todos los días".

Quería que esta colección primavera-verano fuera "muy fuerte y poderosa", pero también sexy.

Había prendas de encaje negro apenas visible, diminutos sujetadores combinados con pantalones y faldas amplias, y vestidos ceñidos que se ajustaban al cuerpo con cortes desde el cuello hasta la pantorrilla. Mientras Marina cantaba desde una plataforma al final de la pasarela, modelos de todos los tamaños también desfilaban atuendos de noche clásicos en blanco y negro, incluidos vestidos de una sola manga larga y un trozo del abdomen al descubierto. Otros estaban adornados con hileras verticales de plumas.

"Me encanta eso, lo extraño", dijo sobre su toque de drama y glamour del viejo mundo. "Creo que eso es lo que la gente también extraña de la moda. Tenemos amigas que van digamos a una fiesta de cumpleaños y quieren un vestido. Es muy interesante ver lo que nos estábamos perdiendo".

La moda, dijo Siriano, "está en un lugar realmente difícil" en este momento.

"El negocio está realmente luchando en todas partes. No se parece en nada a lo que la gente solía comprar. Pero afortunadamente, para nuestro mundo, la gente realmente está buscando esa pieza aspiracional. Están gastando más que nunca en eso. Mi mejor amiga se acaba de casar. Ella canceló su boda tres veces. Le hice el vestido más grande que podía hacerle. Ella lo quería. Es una chica curvilínea y está embarazada, y dijo, no me importa".