Cocinar y comer en familia

Fortalece lazos de comunicación, afecto y armonía

Cocinar y comer en familia
La cultura mediterránea tiene en la cocina y en el acto de cocinar uno de sus pilares más importantes

Lamentablemente, la falta de tiempo en la ajetreada vida de los adultos constituye una de las dificultades que más están influenciando el negativo cambio en los hábitos alimentarios en las familias.

Sin embargo, cocinar en casa y comer en familia son tradiciones que no debemos perder por muchas razones.

BENEFICIOS

Los beneficios de la comida casera son conocidos por todo, pero no está demás que nos pongamos un momento a pensar en ello, y es que la comida elaborada en casa es, por regla general, más sana y nutritiva, además de mucho más económica.

TRADICIONES

Además, cocinando en casa exponemos a nuestros hijos a las tradiciones familiares propias de nuestro núcleo familiar, ya que no en todas las casas se come o se cocinan los platos de la misma manera.

DIETA SANA

Por otro lado, cocinando en casa escogemos los alimentos que queremos incluir en la dieta de nuestros hijos, además de seleccionar también la manera de cocinarlos.

INGESTAS SALUDABLES

Por último, en los niños que comen de manera habitual en familia, según las estadísticas, se observan tendencias de ingestas más saludables. Estos niños suelen escoger frutas, verduras y carbohidratos complejos en detrimento de la bollería industrial o los aperitivos salados. 

ACTITUD

Beneficios de sacar tiempo para cocinar en familia 

El hecho de cocinar juntos desde la infancia tiene, además, un efecto increíble en la actitud de los niños hacia la comida:

PLANIFICACIÓN

Cocinar en casa supone una gran planificación, por supuesto, pero junto con nuestros hijos, podemos elaborar una lista de la compra, practicando la escritura y aprendiendo sobre diferentes alimentos- o preparar un calendario de menús, escuchando las ideas de nuestros hijos e involucrándoles en las pequeñas decisiones.

TRABAJO IDEAL

Cocinar juntos no es nada aburrido, sino todo lo contrario, aunque es cierto que puede ser más lento y engorroso.

Dependiendo de la edad del niño, lavar o cortar verduras puede ser un trabajo ideal, además de poder ayudar con las albóndigas o las croquetas, ¡les encanta mancharse las manos!