Cómo hacer un balayage casero

Cómo hacer un balayage casero
Si buscas darle un toque de color a tu pelo, pero temes hacer un cambio de look radical, la técnica del balayage es para ti, pues por medio de esta, tus puntas pueden lucir ligeramente aclaradas.
Al respecto, L'Oréal Professionnel estipula que esta técnica de coloración francesa toma su nombre del verbo "balayer" que significa barrer. De ahí que el contraste que se crea sea tan sutil. De hecho, este efecto suele relacionarse con un aspecto natural que parece deberse a un aclarado por el sol.
Así que no importa si tienes el pelo largo o corto, este efecto gradiente le brindará mucha luz a tu rostro con el matiz delicado que crea en la coloración de tu pelo. Y lo mejor es que para hacerlo no es necesario que acudas con un profesional (aunque es lo más recomendable), por ello te traemos una técnica infalible para hacerte este juego de tonos en tu cabellera desde la comodidad de tu hogar
Antes que nada, debes proteger tu pelo pues, aunque este es un procedimiento bastante light en cuanto a químicos, lo cierto es que nunca está de más el cuidado a la melena cuando se aplican productos químicos. Sobre esto, el sitio web especializado Botox Capilar, establece que una buena manera de preparar tu pelo para el balayage es aplicando algún aceite natural una semana antes de que lleves a cabo esta técnica de decolorado.
Botox Capilar agrega que se recomienda que el día que lleves a cabo el balayage uses un shampoo suave y sin sulfatos, esto con el propósito de eliminar cualquier residuo de productos capilares, sin temor de barrer los aceites naturales del cabello, que justamente cumplen con la función de protección capilar.
Una vez que hayas hecho todo lo anterior, entonces sí es momento de comenzar con la magia de la decoloración natural casera.
Necesitarás:
- Un tinte efecto balayage del tono de tu preferencia
- Un peine de cola
- Pinzas para pelo
- Guantes de látex o de los que suelen venir en las cajas de tinte
- Una brocha para tinte
- Toalla
Procedimiento:
1. Prepara la mezcla del tinte según indique la caja o el instructivo del mismo.
2. Ponte una toalla en los hombros para evitar decolorar tu ropa o manchar tu piel.
3. Ahora hazte una cola de medio pelo con las pinzas y comienza a dividir el cabello suelto con el peine de colita en aproximadamente ocho secciones, para evitar perderlas puedes ayudarte de más pinzas o pasadores.
4. Toma la brocha y el tinte para comenzar a aplicar el producto sobre el pelo inferior (es decir el que está más pegado a la nuca) en forma de "v". La manera en la que tienes que aplicar el tinte es horizontal y en forma de zigzag. Considera hasta qué parte quieres que se vea el degradado y hasta ahí coloca el tinte.
Un tip para este punto es buscar inspiración en imágenes de internet, ya que con estas lograrás ver qué tan marcado te gustaría tener el efecto balayage, pues hay quienes lo extienden casi hasta la raíz y quienes optan por la decoloración tradicional únicamente de las puntas.
5. Cepilla el pelo con un peine y luego repite esto con la brocha cargada con un poco del tinte (no demasiado, recuerda que buscamos un efecto natural). Ve de menos a más y si consideras necesario repasa con sutileza algunos puntos, siempre tomando en cuenta la técnica del zigzag.
6. Termina retocando un poco más las puntas y deja actuar el tiempo indicado en la caja, el cual suele ser de entre 25 y 50 minutos. Considera que entre más tiempo lo dejes más marcada será la decoloración.
Un consejo que da L'Oréal Paris es que a medida que haya pasado un tiempo aclares alguna punta de un mechón para ver si ha adquirido el color deseado y en caso afirmativo será el momento de enjuagar todo tu pelo con agua templada. Y así de sencillo estarás lista para lucir un pelo que parezca besado por el sol.