¡Cuida tu salud mental!

La buena alimentación, el ejercicio y descanso lo mantendrán en forma

¡Cuida tu salud mental!

Tienes claro que tienes que cuidar la salud de tu cuerpo, pero, ¿y tu cerebro? ¿Le dedicas toda la atención que se merece?.

Hay que saber cómo funciona y, sobre todo, saber cómo podemos mejorar nuestra salud cerebral. mejorar tu capacidad de aprender y recordar, a aumentar tu resistencia ante la enfermedad mental, a entender cómo potenciar la plasticidad cerebral y a mejorar tu reserva cognitiva.

Y es que cuidar de tu cerebro no solo te ayudará a prevenir trastornos como la demencia, el Alzheimer o el Párkinson, sino también a rendir mejor en tu día a día. 

Y es que, todo hombre, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro.

BUENOS HÁBITOS

La salud física y la salud mental están íntimamente conectadas.

Un cerebro en forma es capaz de tomar mejores decisiones, de resistir la tentación de alimentos ultraprocesados y de animarnos a ir al gimnasio.

A su vez, los buenos hábitos mejoran la salud del cerebro, creando por tanto un círculo virtuoso.

ESTRÉS

Los pilares de la salud de nuestro cerebro son la buena alimentación, el ejercicio y el descanso. 

En los últimos años se está descubriendo también la importancia de la salud intestinal en nuestro cerebro, ya que nuestra microbiota se comunica con nuestro cerebro, influyendo por ejemplo en nuestro estado de ánimo.

Mejorar la gestión del estrés es también importante para cuidar nuestra salud mental, ya que el estrés constante inhibe la plasticidad cerebral y daña poco a poco el cerebro.

SOLEDAD

Por otro lado, cada vez más estudios muestran cómo la soledad atrofia nuestro cerebro, ya que la compañía de los demás y las interacciones constantes con el resto de personas lo mantienen en forma.

ACTIVIDADES INTELECTUALES

Por último, necesitamos incorporar actividades intelectualmente estimulantes, y por eso vemos una degradación rápida de las funciones ejecutivas en las personas que se retiran de trabajos cognitivamente demandantes y que no reemplazan esas actividades mentales por otras equivalentes.

CAPACIDAD MENTAL

Muchas personas siguen pensando que su capacidad mental es fija, y que por tanto no es necesario invertir esfuerzo en mejorar su cerebro. Al conocer mejor su cerebro, y cómo los hábitos influyen en él, muchos se animan a cuidarlo.

EJERCICIO

Hacer ejercicio, comer bien y dormir suficiente son hábitos diarios fundamentales para cuidar nuestro cerebro. 

Además, intentar aprender algo nuevo cada día es importante para mantener nuestro cerebro en forma.

PREVENCIÓN

Cuanto antes empecemos a cuidar nuestro cerebro, mejor.

Sin embargo, intervenciones cognitivas realizadas a edades avanzadas, más allá incluso de los 70 años, logran resultados beneficiosos en la prevención de enfermedades neurodegenerativas.

APRENDIZAJE

Nuestras acciones tienen el poder de mejorar la plasticidad de nuestro cerebro, creando nuevas neuronas y conexiones entre ellas durante toda la vida.

El aprendizaje mejora además la reserva cognitiva, que ralentiza el declive cognitivo y nos permite permanecer lúcidos hasta el final.

CALIDAD DE VIDA

Deberíamos ser más conscientes de que tenemos que entrenar nuestro cuerpo, pero no tanto nuestro cerebro.

Quizá porque nos preocupamos más de lo visible, de lo externo, mientras que las "arrugas" de nuestro cerebro no las vemos. 

Sin embargo, la salud de nuestro cerebro tiene un gran impacto en la calidad de nuestra vida.

MOLDEARLO

Hasta hace no mucho se pensaba que el cerebro de un adulto ya no podía mejorar, y que a partir de cierta edad solo podía atrofiarse. 

Estudios recientes nos dicen que esto no es cierto, y que podemos seguir moldeándolo a edades avanzadas con los hábitos adecuados.

CEREBRO OBESO

Tiene un impacto directo muy grande.

Por ejemplo, al acumular un exceso de grasa aumenta la inflamación crónica de bajo grado, que daña 

el cerebro. 

Esta inflamación eleva el riesgo de depresión e inhibe la neurogénesis, lo que explicaría, en parte, por qué las personas obesas tienen, de media, hipocampos más pequeños.

ÓRGANO MÁS COMPLETO

Sin duda, el cerebro es el objeto más complejo que conocemos, y alberga todavía muchos misterios. Algunos afirman que nunca llegaremos realmente a desvelar sus secretos.