¡Cuidado con el sol!

Exponerte a él sin protección adecuada, puede dañar tu piel y ojos

¡Cuidado con el sol!
Tomar el sol, relajarse en una playa leyendo, bañarse en la piscina un día de mucho calor.

Todas estas actividades, tan placenteras y tan necesarias para nuestro bienestar, pueden acarrear consecuencias negativas para nuestra piel y nuestros ojos.

Incluso un simple paseo por la ciudad.

Y es que si no utilizamos la protección solar adecuada podemos arriesgarnos a acabar con una quemadura solar o, a la larga, con uno de los tipos de cáncer de piel más peligrosos, el melanoma. 

Aquí, algunos mitos en fotoprotección y los errores más comunes que cometemos cuando creemos estar protegiendo bien nuestra piel y nuestros ojos del sol. 

DESDE LA INFANCIA

Es necesario seguir insistiendo a la población sobre la importancia del uso adecuado de los fotoprotectores solares, única barrera eficaz contra los rayos solares que pueden dañar la piel y provocar quemaduras, cáncer de piel y diferentes tipos de fotodermatosis.

CANTIDAD

Repartir la cantidad adecuada de producto sin olvidar zonas, renovar la aplicación cada dos horas, protegerse del sol, aunque la piel esté bronceada o el día esté nublado o evitar exposición solar entre las 12 y las 16 horas, son consejos que debemos seguir recordando a la población en todas las edades de la vida.

LOS OJOS

En cuanto al cuidado de los ojos, es muy importante proteger los ojos del sol desde la infancia, vigilando siempre que las gafas de sol de los niños tengan unas lentes que cumplan con toda la normativa vigente. 

En este sentido, es mejor no utilizar ninguna gafa de sol, antes que usarla de mala calidad, que no cumpla la normativa.

A partir de ahí debemos cuidar siempre de nuestros ojos, independientemente de nuestra edad.

EFICACIA

Usas poca cantidad de protector solar.  Si eres de las que piensa aún que el fotoprotector no te permitirá ponerte morena y, por eso, te pones poca cantidad o prescindes de él, estás corriendo el riesgo de acabar con un problema grave de piel. De hecho, usar poca cantidad de fotoprotector disminuye su eficacia.

Es necesario aplicar una cantidad suficiente (2mg/cm2 ) para una óptima fotoprotección o disminuirá el FPS.

EN LA SOMBRA

Como estoy a la sombra, no necesito protegerme.

Totalmente, falso.

Puede recibirse por reflexión hasta el 80 % de la radiación UV. 

Por tanto, aunque vayas a estar todo el tiempo bajo la sombrilla, ponte la crema solar y buena cantidad para evitar la quemadura sola o el envejecimiento de la piel. 

VITAMINA D

No me pongo protector porque tengo niveles bajos de vitamina D 

No cometas ese error.

Además, para tener unos buenos niveles de esta vitamina, tan importante para el buen funcionamiento de tu organismo, la fijación del calcio en los huesos o la protección del sistema inmune, entre 15- 30 minutos diarios de exposición solar en piernas y brazos descubiertos es suficiente para mantener unos niveles óptimos de vitamina D.

PRINCIPIOS ACTIVOS

Utilizo el protector solar del año pasado. Otro gran error. Estos productos contienen principios activos que penetran en tu piel y ejercen de pantalla. 

Pero no duran para siempre. 

Por eso, siempre se debe consultar el etiquetado del producto para ver el tiempo de validez después de su apertura.

LENTES

Las gafas solo son solo para el verano. Las radiaciones solares son perjudiciales y pueden afectar a todas las estructuras oculares por lo que es conveniente protegerse a lo largo de todo el año.

De hecho, incluso si está nublado necesitas gafas de sol, puesto que tus ojos también necesitan protección frente al melanoma.