¡Cuidado con el teletrabajo!

Evita malas posiciones; no lastimes tu espalda

¡Cuidado con el teletrabajo!
La crisis sanitaria generada por el coronavirus ha llegado para quedarse con nosotros, a pesar de que estamos en semáforo amarillo.

Por lo tanto, un buen número de personas se han visto obligados a realizar sus tareas, en el caso de que sea posible, desde casa. 

Una realidad que puede pasarnos factura desde el punto de vista de la salud de nuestro cuerpo.Como es algo nuevo, las casas no suelen estar preparadas para trabajar durante 8 horas seguidas. 

Es posible que no contemos con mesas y sillas ergonómicas, como las de la oficina y, además, hay que tener en cuenta la falta de movimiento debido al hecho de no poder salir de casa.

Si no ponemos remedio, los dolores de espalda se incrementarán.

¡MUÉVETE!

Oblígate a moverte de vez en cuando.No podemos negarlo: El hecho de trabajar desde casa supone una gran disminución del movimiento que realizamos a diario.

No nos desplazamos a nuestro lugar de trabajo, ni nos movemos por la oficina, ni salimos a reuniones, ni hacemos recados en la calle.

Por este motivo, es importante moverse por casa, y tal como explica el experto, se puede aprovechar el tiempo que utilizamos en hacer llamadas telefónicas para andar o, por ejemplo, no permanecer sentados en la misma postura durante mucho tiempo, no más de 25 minutos.

Aprovecha ahora que hablas mucho más por teléfono para caminar cuando lo hagas.

POSTURA

Estás en casa, sin compañeros, en tu salón o habitación, lejos de tu entorno laboral, lo que puede llevarte a adoptar posturas menos correctas. 

El experto apunta que es importante que observemos y nos paremos a analizar cómo está nuestro cuerpo, pues partimos de la base de que la mayoría de los dolores de espalda en personas que trabajan con ordenadores están provocados por malas posiciones y falta de movimiento.

CAMBIOS

Hay que aprovechar que quizá en casa podemos hacer pequeños cambios, como cambiar de sillas varias veces al día para que el cuerpo no adopte siempre una misma posición o, en el caso de que tengas una, sustituirla por pelota de fitball.

ESTIRAMIENTOS

La importancia de estirar. Y cuando acaba la jornada laboral, qué mejor que terminar realizando una serie de estiramientos que engloben musculatura de la espalda, con especial hincapié en los movimientos cervicales y lumbares, pero sin olvidarse de los músculos del tren inferior como son los isquios o los glúteos.