¡DE VUELTA A LA RUTINA!

¿CÓMO AFRONTRArLA?; SUPERA CON ÉXITO LA CUESTA DE ENERO

¡DE VUELTA A LA RUTINA!

Estos días marca, para la gran mayoría, la vuelta definitiva a la rutina tras el paréntesis navideño. Una semana en la que todo ha retomado de nuevo su ritmo, ya sin luces, villancicos o comidas copiosas.

¿Por qué nos cuesta tanto adaptarnos a la vuelta a la rutina tras un periodo de vivencias intensas mezcladas con momentos de descanso, como puede ser la Navidad?.

Conviene destacar que habrá personas que disfrutarán de la vuelta a la rutina, mientras que a otras les costará más.

Para cada uno de nosotros, la rutina diaria significa emocionalmente algo distinto.

Hay para quien la rutina es tranquilidad y estabilidad, mientras que para otras personas será aburrimiento y falta 

de libertad.

Algunos factores que llevan a dificultarnos la vuelta a la rutina pueden ser los siguientes.

NO DISFRUTAR DEL TRABAJO

Cuando a una persona no le gusta y no disfruta de su trabajo.

Cuando no tiene una motivación para la vuelta de enero. Cuando no ha proyectado unos objetivos de cara al nuevo año o de cara a ser una mejor versión de sí mismo.

O también cuando esas vivencias intensas de la Navidad han significado una conexión muy profunda con uno mismo que no pueden experimentar en la etapa de rutina.

REAJUSTAR HORARIOS  Y RUTINAS 

Reajustar nuestros momentos de descanso al ritmo del día a veces es uno de los principales hándicaps con los que nos encontramos.

Es totalmente cierto. Los adultos debemos ajustarnos a ese binomio placer-deber.

Y lamentablemente, y dependiendo de la etapa evolutiva del adulto en cuestión, nos encontramos muchas veces que el binomio no existe o que incluso no hay un equilibrio entre ambos.

Esto se combina con que no nos han enseñado a cuidarnos a nosotros mismos y a tener momentos de mirada hacia uno mismo. 

AUTOCUIDADO

Cuidarnos a nosotros mismos, dándonos espacios de cuidado, diciendo que no es visto como un acto egoísta y eso lleva a que desconectemos de nuestras necesidades básicas y nos centremos en otras cosas.

Por eso, es muy importante, para una buena salud mental, tener pequeños espacios para uno mismo donde descansar, mirarse, cuidarse, porque si lo hacemos, nos estaremos validando y reconociendo como personas únicas y valiosas que somos.

No obstante, estos momentos de descanso y de cuidado sí que los tenemos muy asociados a las Navidades, y a un período de vacaciones, por lo que en concreto serán los momentos que más nos costarán aplicar a nuestra rutina.

ETAPA COMPLICADA

Nos preguntamos si el comienzo del año es, además, una etapa especialmente complicada desde el punto de vista psicológico.

Depende de cada persona y de lo que signifiquen estas fechas para esa persona.

Hay personas en que su comienzo del año es después de vacaciones, mientras que para otras ese comienzo de año será ahora en enero.

OPORTUNIDADES Y ACTITUD

A nivel psicológico el comienzo de año es una oportunidad para revisarnos a nosotros mismos y reflexionar hacia dónde queremos ir. Y para ello, hay que conectar con aquello que no nos gusta, cosa que nos hace daño emocionalmente y nos incomoda.

Para algunas personas las Navidades despiertan heridas emocionales que durante el año pasan desapercibidas o a las cuales no deben enfrentarse, por lo que el comienzo de año puede iniciarse desde unas emociones negativas como la tristeza, pena, rabia, melancolía.

Pero para otras personas el comienzo de año será energía, alegría, motivación, como una manera de iniciar un nuevo ciclo y cerrar la etapa anterior.

BIENESTAR EMOCIONAL

Consejos útiles para cuidar el bienestar emocional.

Ante la vuelta a la rutina podemos ayudarnos con los siguientes pasos:

Un aspecto importantísimo es la aceptación.

Tengo que aceptar emocionalmente que la vuelta a la rutina tiene un sentido y que nos encontramos en un momento a nivel evolutivo en el que esta idea de volver a la rutina tiene 

mucho peso.

Después de un período de vacaciones, tómate algunos días antes de regresar a la rutina para organizarte, prepararte, recordar los pasos que deberás volver a repetir cada día.

Así te estarás proyectando mentalmente en la rutina.

Además de organizarte y planificar tu vuelta, puede ayudarte mucho si retomas pequeñas rutinas esos días previos: rutina de comidas, la hora de irte a dormir, etc.

Y como se sabe, los hábitos tienden a encadenarse unos 

con otros.

Esto significa que volver a la rutina es una oportunidad para también retomar los hábitos de vida saludables que nos ayudan a tener un bienestar físico 

y emocional.

Así que puede ayudarte también retomar algún hábito que tengas asociado a la rutina como puede ser el deporte, la comida sana, la lectura, etc.