Desmintiendo 5 mitos sobre los suplementos alimenticios

Desmintiendo 5 mitos sobre los suplementos alimenticios

Tras comprender cuál es el papel de las vitaminas en el funcionamiento de los músculos, órganos, proteínas y grasas, surgieron los suplementos alimenticios a finales del siglo XIX, como una solución a las necesidades nutricionales de deportistas y niños.

Desde entonces han surgido mitos sobre los suplementos alimenticios que se siguen creyendo. ¡Conócelos e infórmate!

"Las vitaminas suplen a los alimentos"

Pensar que las vitaminas son alimentos, es peligroso. Tener una dieta saludable y tomar los suplementos que realmente son necesarios, es clave para mejorar la salud. Si solo se ingieren vitaminas, harán falta los macronutrientes presentes en los alimentos que se necesitan para vivir.

"Mientras más vitaminas, mejor"

Es falso que los multivitamínicos cubren por completo las necesidades vitamínicas del cuerpo. De hecho, es posible que una persona únicamente requiera el 5% de ellas  o menos y el resto las deseche naturalmente o le provoque hipervitaminosis y otras afecciones de salud.

"Los suplementos hacen daño"

Tomar suplementos alimenticios sin supervisión y en exceso sí puede ocasionar hipervitaminosis, que es un trastorno en el cual las vitaminas se acumulan y producen intoxicación. En casos graves, genera problemas visuales, en hígado, huesos y en la digestión.   

"No se necesitan suplementos, las vitaminas las genera el organismo"

Es verdad que algunas sustancias como las vitaminas D y K las puede generar el cuerpo e incluso se obtienen a través de los alimentos. Pero si una persona por una razón de salud requiere una mayor cantidad de ellas, necesitará consumirlas como suplemento.

"Siempre se necesita consumir vitaminas"

Factores como el estado de salud, las enfermedades, la edad y la forma de vida de las personas, determinan qué suplementos personalizados se necesita consumir, en qué cantidad y por cuánto tiempo. El médico y el nutriólogo son los que deben vigilar el plan suplementario.  

Ahora sabes cuáles son las verdades sobre las creencias más comunes que se tienen sobre los suplementos. Si tienes dudas sobre el consumo de estos productos, elige siempre los que sean hechos para ti, pide asesoría nutricionista y funcionarán como lo esperas.