Diseñadores lanzan colecciones virtuales en Sao Paulo

Celebran 25 años de la Fashion Week

Diseñadores lanzan colecciones virtuales en Sao Paulo
Las fachadas de los edificios de la emblemática Avenida Paulista se convirtieron en gigantes pasarelas de la Semana de la Moda de Sao Paulo, que este año conmemora sus 25 años de pasarelas de forma totalmente virtual y con una cuota racial del 50 % en sus desfiles.

En tiempos atípicos, los desfiles de la semana más fashion del año ocuparán durante cinco días las calles de la ciudad más poblada de Suramérica en una edición en la que apuesta por la creatividad y las plataformas digitales para hacer frente a la emergencia de la covid-19, que ya deja más de 160.000 muertos en Brasil.

DIVERSIDAD

En su 25 aniversario, la también conocida como Sao Paulo Fashion Week se propone abrazar a toda la diversidad cultural de la ciudad y celebrar el espacio urbano en un formato democrático que permite la interacción de los espectadores con modistas, modelos y marcas.

"Creamos una semana dedicada a las diversas manifestaciones culturales y que siempre han encontrado en el evento un espacio receptivo de conexión y visibilidad", explicó en una nota el fundador y director creativo de la Semana de la Moda de Sao Paulo, Paulo Borges.

EQUIDAD

Además de celebrar sus 25 años, esta edición igualmente buscará la equidad racial en las pasarelas, ya que la organización determinó una cuota racial del 50 % en sus desfiles a partir de este año.

Con la nueva norma, las marcas tendrán que seleccionar al menos un 50 % de modelos, tanto mujeres como hombres, negros, indígenas u orientales para sus presentaciones.

Bajo la nueva normalidad impuesta por Covid-19, la Semana de la Moda de Sao Paulo también se vio obligada a adaptarse, por lo que preparó una serie de presentaciones y contenidos digitales que serán exhibidos día y noche en plataformas en línea con el objetivo de acercar al público a la moda.

Más allá de los desfiles, decenas de imágenes históricas serán proyectadas en los edificios más icónicos de la ciudad, a fin de rescatar la trayectoria de la mayor cita de moda de Latinoamérica en sus más de dos décadas de existencia.

Asimismo, la cita brinda a los espectadores un colorido espectáculo visual donde una veintena de drones interactuarán con bailarinas y fuentes de luces en el Vale del Anhangabaú, en el agitado centro histórico de la ciudad.