EDUCAR EN CASA

ENSÉÑALOS A AFRONTAR Y RESOLVER CUALQUIER SITUACIÓN

EDUCAR EN CASA

Ante una situación sin precedentes como la que estamos viviendo, es lógico que nos surjan muchas dudas, no sólo relacionadas con nuestra salud y la de aquellos que nos rodean. 

Otro asunto que también nos preocupa es la educación de los más pequeños, quienes, tras el cierre de colegios, se han visto obligados a permanecer en casa.

ADAPTACIÓN

Sin embargo, nuestra preocupación no está del todo justificada. lejos de lo que podamos imaginar, los niños se adaptan rápido. 

Somos nosotros los que lo tenemos más difícil. Por este motivo, debemos recordar que los niños son los primeros que perciben si estamos asustados.

Por tanto, es vital transmitirles la certeza de que esto es pasajero, y que tenemos que continuar nuestra vida normal dentro de la excepcionalidad que nos ha tocado vivir.

ORGANIZACIÓN

Más allá de los libros es la organización, más fundamental que nunca debemos establecer una hora para levantarse, desayunar, comer y marcar unas normas que los niños tienen que obedecer.

DISFRUTAR

No obstante, es el momento ideal para hacer todo aquello que antes no podíamos por falta de tiempo. 

Es decir, estar con nuestros hijos, y disfrutar como no hemos podido hacerlo antes. Por ello, nos anima a educarles, pero de una manera muy diferente a la que imaginamos.

CURRÍCULUM EMOCIONAL

Promover su currículum emocional.

Ha llegado la hora de que aprendan, y se involucren en las tareas domésticas. 

Normalmente, cuando llegan a casa ya está la cama hecha, ¿pero quién ha sido el responsable? Podemos aprovechar estos días para mostrárselo, y descubrirles también el arte de hacer la cama o cocinar.

MENOS PANTALLAS

No podemos pretender que, en una situación excepcional, en lugar de ir al colegio, estén frente a un ordenador todo el tiempo; ello, respecto a todas las tareas online que ahora mismo envían los docentes. 

Hay que estipular el tiempo que van a hacer uso de las mismas.

Además, supone una desventaja para quienes no tienen acceso a la red, que quedan excluidos.

EJERCICIO FÍSICO

Es fundamental tanto para los mayores como los pequeños moverse.  Si no pueden hacer zumba o yoga porque no tienen acceso a Internet, una buena alternativa es bailar.

NEUROCIENCIA

El día no sólo es para los deberes. 

Pese a lo que se ha asegurado estos días y la ingente cantidad de deberes que se les manda insistimos en que no es posible trasladar las horas del colegio a casa. 

Los padres están teletrabajando, por lo que no pueden supervisar sus deberes, y además, incide en que es contraproducente.

No estamos haciendo caso a la neurociencia, que nos dice que un niño menor de 11 años no puede hacer actividades de más de 15-20 minutos, y a partir de los 12, de más de 45 minutos.

Con respecto a las horas que deben invertir en los estudios, proponemos entre media hora y una hora por la mañana y otra media hora y una hora por la tarde, en función de su edad. 

Lo que sí es común para todos es el repaso de contenidos anteriores, que ya hayan dado en clase, y no de nuevos contenidos, para afianzar lo aprendido.