ÉL,TAMBIÉN TUVO MIEDO

ÉL,TAMBIÉN TUVO MIEDO

Pbro. Lic. Salvador González Vásquez.

Nadie se libra de atravesar por el miedo; porque si es humano, le tocará enfrentarse con el temor.

Y ya que, en este mundo existen las sorpresas y los cambios inesperados. Por lo mismo, será imposible evitar el miedo.

También existen las horas, por las que no quisiéramos tener que pasar, porque nos causan miedo.

Pero ya lo dice el proverbio: "No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague".

Y bien sabemos, que todo tiene un plazo; y tarde o temprano, tendrá 

que cumplirse.

Pero, hacerle frente a los momentos adversos, es algo que nos causa miedo. 

Y cualquier hombre, por el hecho de serlo, tiene miedo a enfrentar su destino; ni el mismo Cristo, siendo hombre, pudo librarse del miedo, ante la llegada de su hora.

Así dice el Evangelio: "Ahora que tengo miedo, ¿le voy a decir a mi Padre: Padre, ¿líbrame de esta hora? No, pues precisamente para esta hora he venido". (Jn.12).

Jesús, siendo Dios, y sin dejar de ser hombre, le tocó padecer el miedo.

Él, no tenía deudas; pero le fue asignado, el tener que saldar 

nuestra deuda.

Muchos quisieran evadir el dolor. Pero ignoran, que se necesita pasar por el sacrificio, para obtener un fruto.

Ya lo dijo el Señor: " ...si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere producirá mucho fruto". (Jn.12,24).

No podemos evitar la hora para la que venimos a este mundo; y aunque nos cause miedo, es importante enfrentar 

el momento.

Para así, cumplir con la misión que se nos ha encomendado.

Pero no hay que olvidar, que Dios no abandona en el momento adverso; porque Él, nos lleva de la mano, y nos da la fuerza para cumplir la encomienda.