¡Emociones en adolescentes!

En temporada de confinamiento

¡Emociones en adolescentes!

Los adolescentes se encuentran en una etapa compleja de cambios, físicos y emocionales, que en ocasiones resulta complejo entenderlos.

En esta época de confinamiento por la pandemia del Coronavirus, también se alteran por encontrar un equilibrio.

Algunos pasan de la alegría a la tristeza o el enfado en cuestión de horas, y es difícil seguirles el ritmo precisamente porque los cambios que provocan estos vaivenes van acompañados de otros.

Los muchachos a esta edad cambian por fuera, a menudo porque están en una etapa  de crecimiento. 

Al igual, sus emociones cambian de contexto social.

DEPRESIÓN

Una  de las que más preocupa a los padres, es la tristeza; sin saber el porqué de esta emoción negativa, es difícil comprender si el estado por el que pasa un adolescente es permanente o pasajero.

Si estamos ante un trastorno más complejo como la depresión, que suele ir acompañada de otros síntomas como la incapacidad para disfrutar de las cosas, y que requiere de diagnóstico y tratamiento por parte de un especialista.

FÍSICOS Y PSICOLÓGICOS

La adolescencia es una etapa importante en nuestras vidas, sobre todo por los grandes cambios que sufrimos en ella.

En esta etapa se enfrentan lo físico y lo psicológico: Las personas tenemos una capacidad enorme de adaptación y, sin darnos cuenta, nos vamos acostumbrando a reconocernos día a día, por lo que los cambios físicos no nos afectan de forma plenamente consciente.  El cambio más importante suele ser el del desarrollo moral y psicológico, y en la relación con los demás.

PENSAMIENTOS

Cambia la forma en que razonan las cosas, y cómo se enfrentan a sus problemas de forma individual, separándose de los padres. 

Comienzan a aparecer los pensamientos lógicos, acompañados de una tendencia a despreciar los pensamientos imaginativos de la infancia.

HABILIDADES

Se inician también en el interés por las habilidades de la propia vida. 

Muchas veces, aspectos como la autoestima o la automotivación no están bien estructurados en su mente, y eso puede llevarles a atravesar episodios de tristeza al no saber marcarse objetivos.

No todos los adolescentes pasan por etapas de tristeza, pero sí de cambios y de tener que enfrentarse a sus propios miedos.

Salir de su zona de confort les asusta, como a los adultos, y eso puede hacerles entrar en un estado de confusión.

APRENDIZAJE 

La adolescencia es una etapa en la que observar, analizar e incluso comparar se convierte en habitual; es una etapa del aprendizaje y adaptación.

Es en este punto donde los padres deben prestar mayor atención, en lugar de esperar a que esos sentimientos se pasen y desaparezcan.

DOLOR

Hay que saber diferenciar entre un estado de dolor, que puede ser normal si, por ejemplo, sufren alguna situación como el desamor, y un estado de sufrimiento o depresión. 

Aunque no podamos evitar el dolor en ninguna etapa de la vida, el sufrimiento asociado al mismo forma parte de la historia mental que registramos de ese momento.

ESTADO DE ÁNIMO

También hay que saber distinguir entre emoción y estado de ánimo. 

La emoción es un estado puntual, causado por un acontecimiento inmediato. 

El estado de ánimo puede tener su origen en un acontecimiento puntual, pero también en cómo nosotros nos enfrentamos a las cosas y en nuestra forma de verlas.

SENTIMIENTOS 

Uno de los aspectos más difíciles a la hora de lidiar con la tristeza en un adolescente es catalogar correctamente sus emociones, porque suelen manifestar una red de sentimientos, emociones y estados de ánimo muy compleja que tiende a verse como un todo: Por ejemplo, si se solapan la frustración, la apatía y el enfado además de la tristeza. 

Habitualmente, como adultos tendemos a confundir emociones y sentimientos.

Las emociones son biológicas y dependen muchas veces de nuestro estado mental. 

Son espontáneas e inconscientes y de corta duración. 

Los sentimientos provienen de los estados afectivos.

Pueden ser de corto o largo plazo, aunque generalmente suelen mantenerse en el tiempo.

AMOR

Hay sentimientos como el amor que normalmente catalogamos como positivo, aunque algunas veces pueden ir asociados a sentimientos de dolor, como puedan ser los celos.

Por lo tanto, podemos conectar entre sí toda una serie de emociones que pueden provocar sentimientos negativos.

COMUNICACIÓN

Si se reprimen estas emociones, o no ayudamos a los adolescentes a procesarlas, este cóctel puede acabar derivando en un problema emocional más grave. Lo mejor en estos casos es intentar comunicarnos con ellos. El querer entenderlos no significa que tengamos que estar de acuerdo con ello, sino que intentamos comprender lo que sienten.

Sobre todo, en esta época que resulta compleja y requiere de nuestra paciencia y esfuerzo, por hacerle el desarrollo de su vida más estable.