FE Y ESPERANZA DOMIGO DE RAMOS

INICIA SOLEMNEMENTE LA SEMANA SANTA

FE Y ESPERANZA DOMIGO DE RAMOS
El Domingo de Ramos abre solemnemente la Semana Santa, con el recuerdo de las Palmas y de la Pasión, de la entrada de Jesús en Jerusalén y la liturgia de la palabra que evoca la Pasión del Señor en el Evangelio de San Lucas.

En este día, se entrecruzan las dos tradiciones litúrgicas que han dado origen a esta celebración: La alegre, multitudinaria, festiva liturgia de la iglesia madre de la ciudad santa, que se convierte en mimesis, imitación de los que Jesús hizo en Jerusalén, y la austera memoria, anamnesis, de la pasión que marcaba la liturgia de Roma.

Liturgia de Jerusalén y de Roma, juntas en nuestra celebración.  Con una evocación que no puede dejar de ser actualizada.

LITURGIA DE ROMA

Con la liturgia de Roma, por otro lado, entramos en la Pasión y anticipamos la proclamación del misterio, con un gran contraste entre el camino triunfante del Cristo del Domingo de Ramos y el Vía Crucis de los días santos.

PASCUA FLORIDA

La liturgia de las palmas anticipa en este domingo, llamado pascua florida, el triunfo de la resurrección; mientras que la lectura de la Pasión nos invita a entrar conscientemente en la Semana Santa de la Pasión gloriosa y amorosa de Cristo el Señor.

MISA

La misa de este día tiene dos momentos importantes; la procesión y la bendición de los ramos y la lectura de la Pasión.

Los ramos benditos se llevan a la casa como signo de la bendición de Dios, de su protección y ayuda.

Se colocan sobre un crucifijo o cuadro religioso y es un sacramento, o sea, nos recuerda algo sagrado.