Inicia el Adviento

Tiempo de preparación para el nacimiento de Cristo

Inicia el Adviento

El Adviento inicia este día; es un tiempo de preparación para el nacimiento de Cristo. 

Se celebran los cuatro domingos anteriores a la Fiesta de Navidad, que este año será el martes 24.

El adviento es un tiempo de alegría y agradecimiento por el advenimiento de Nuestro Señor Jesucristo.

ESPERANZA

Estas cuatro semanas que preceden a la Navidad, son una oportunidad para prepararse en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

CORONA

Durante el adviento, se coloca en las Iglesias y también en algunos hogares una corona de ramas de pino, llamada Corona de Adviento.

VELAS

Esta corona tiene cuatro velas, una por cada domingo de adviento, tres son color violeta y una es rosa.

Las cuatro velas: Nos hacen pensar en la obscuridad provocada por el pecado que ciega al hombre y lo aleja 

de Dios.

Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona.

Así como las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos, los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo.

Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia.

VIRTUD

Hay una pequeña tradición de adviento: A cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: La primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.

SIMBOLISMO

La corona de adviento encierra varios simbolismos:

La forma circular: El círculo no tiene principio ni fin.

Es señal del amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe de terminar.

RAMAS VERDES

Las ramas verdes: Verde es el color de esperanza y vida. 

Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas.

El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre.

MANZANAS

Las manzanas rojas que adornan la corona: Representan los frutos del jardín del Edén con Adán y Eva que trajeron el pecado al mundo, pero recibieron también la promesa del Salvador Universal.

LISTÓN ROJO 

El listón rojo: Representa nuestro amor a Dios y el amor de Dios que nos envuelve.

BENDICIÓN 

En algunas parroquias o colegios se hace la bendición de las Coronas de Adviento. 

Si no se puede asistir a estas celebraciones, se puede realizar la bendición en familia con la siguiente oración:

ORACIÓN

Señor Dios, bendice con tu poder nuestra corona de adviento para que, 

al encenderla, despierte en nosotros el deseo de esperar la venida de Cristo practicando las buenas obras, y para que así, cuando Él llegue, seamos admitidos al Reino de los Cielos.

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

La bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre esta Corona y sobre todos los que con ella queremos preparar la venida de Jesús.

ORACIÓN

Para vivir la oración familiar del Primer Domingo de Adviento, que se celebrará este domingo 1 de diciembre, se recomienda poner en un lugar especial la corona de Adviento con alguna imagen de la Virgen, crear un ambiente de recogimiento con poca luz, nombrar a un lector especial, así como a un monitor principal, que puede ser el papá o la mamá, y seguir la oración que se presenta a continuación:

TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

MONITOR: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

TODOS: Que hizo el cielo y la tierra.

MONITOR: Comenzamos un nuevo año litúrgico con el tiempo de Adviento, tiempo de preparación y espera. 

Encender, semana tras semana, los cuatro cirios de esta corona debe ser un reflejo de nuestra gradual preparación para recibir al Señor Jesús en la Navidad.

Las luces de las velas nos recuerdan que Él es la Luz del mundo que ha venido a disipar las tinieblas. 

El color verde de la corona simboliza la vida y la esperanza que Él nos ha venido a traer.

LECTOR: Lectura tomada del libro del profeta Isaías: "Levántate, brilla, Jerusalén; que llega tu luz y la gloria del Señor amanece sobre ti. 

Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, más sobre ti amanece el Señor y su gloria sobre ti aparece.

MONITOR: Con las manos juntas, nos recogemos unos instantes en silencio e inclinando nuestras cabezas vamos a pedir que el Señor bendiga esta corona de Adviento.

Oremos.

La tierra, Señor, se alegra en estos días,

y tu Iglesia desborda de gozo

ante tu Hijo, el Señor Jesús,

que se avecina como luz esplendorosa,

para iluminar a los que yacemos en las tinieblas,

de la ignorancia, del dolor y del pecado.

Lleno de esperanza en su venida,

tu pueblo ha preparado esta corona

con ramos del bosque y la ha adornado con luces.

Ahora, pues, que vamos a empezar

el tiempo de preparación

para la venida de tu Hijo,

te pedimos, Señor,

que, mientras se acrecienta cada día

el esplendor de esta corona, con nuevas luces,

a nosotros nos ilumines

con el esplendor de Aquel que,

por ser la Luz del mundo,

iluminará todas las oscuridades.

Te lo pedimos por Él mismo

que vive y reina por los siglos de los siglos.

TODOS: Amén.

MONITOR: Vamos a encender ahora la primera vela de nuestra corona mientras cantamos la primera estrofa del canto "Hoy se enciende una llama" o también puede ser algún canto apropiado.