Las nuevas técnicas de estudio para lograr resultados

Las nuevas técnicas de estudio para lograr resultados

Aprender a estudiar es fundamental para optimizar las horas que se invierten en ampliar el conocimiento. Si lo que buscas es tener buenos resultados es necesario que apliques técnicas de estudio que ayuden a optimizar el proceso.

Para lograr los objetivos que tienes en mente, debes de elegir entre las diferentes técnicas de estudio la opción que más te resulte y la que mejor se adapte a tí, con el fin de ir mejorando poco a poco las habilidades con las que ya cuentas. Esto te permitirá superar las diferentes etapas de estudio y los exámenes, obteniendo un buen resultado.

¿Qué son las técnicas de estudio?  

Las técnicas de estudio son los métodos que se emplean para facilitar el proceso de aprendizaje. Con el fin de que éstas resulten todavía más efectivas lo que se recomienda es sumar ciertas herramientas, como una computadora para estudiar o una calculadora científica, dependiendo de las necesidades que se tengan y del tipo de conocimiento que sea.

5 técnicas de estudio infalibles 

El libro "The Science of Successful Learning" traducilo al español como "Apréndetelo: La ciencia del aprendizaje exitoso" de los psicólogos Henry Roediger y Mark McDaniel de la Universidad de Harvard, junto al novelista Peter Brown, cuenta diferentes formas de aprender de manera efectiva para no olvidarlo después.

Todas las herramientas que se ofrecen están basadas en los últimos descubrimientos en psicología cognitiva y otras disciplinas. Aquí, algunas de ellas:

1. Escribir a mano

Quizás para muchas personas resulte más cómodo tomar notas directamente en una computadora, aunque curiosamente no es lo aconsejable.

Escribir a mano utilizando una pluma y un papel es el mejor método para memorizar y asimilar todos los conocimientos. La razón de esto es que, al anotarlo, la mente tiene el tiempo que necesita para registrar todo lo que se plasma en la hoja.

2. Leer una vez es más que suficiente

 

La mayoría de las personas al momento de querer retener información leen más de una vez una misma hoja. Este es un error que se tiene que modificar de raíz. Lo importante no es releer mil veces hasta memorizarlo. Por el contrario, lo que se debe de hacer es realizar una lectura profunda. Esto se logra analizando la información que se va procesando y tomándote el tiempo de entenderla.

3. La mente tiene que descansar

Las largas noches de estudio no son recomendables, ya que está demostrado que el cerebro olvida en cuestión de días todo lo que se había aprendido. Lo ideal es que estudies concentrado durante 45 minutos y que después tomes 15 minutos de descanso.

Estos pequeños recreos le dan la posibilidad al cerebro de relajarse y así recuperar la capacidad de retención y memorización de información.

4. Ir cambiando de materia

Lo que se aconseja es que cada tres horas se cambie de materia o al menos de tema para que el cerebro mantenga la atención necesaria y se logren aprender todos los conceptos.

Hacer esto te permitirá estar siempre concentrado e interesado en lo que estás leyendo.

5. Crea mapas conceptuales

Pueden ser mapas conceptuales, cuadros, diagramas, fichas de información o lo que mejor te funcione. Lo importante es acompañar el estudio con una herramienta que se aleje un poco de los renglones de los libros.

Esto ayuda a la mente a recordar a través de lo visual. Lo ideal es usar colores y elementos atractivos que sirvan para recordar más fácilmente toda la información