Muere amor imposible de la juventud de Juan Carlos de España

Muere amor imposible de la juventud de Juan Carlos de España
Foto: Histoires Royales

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 30 (EL UNIVERSAL).- El rey emérito Juan Carlos de España atraviesa por uno de los momentos más sensibles. El papá de Felipe VI de España, tuvo una juventud llena de momentos emocionantes y de amores fugaces, pero ningunos como el que dos mujeres marcaron su vida para siempre.

Uno de esos amores que dejó huella fue el de la princesa María Gabriela de Saboya, con quien vivió un romance que escandalizó a la sociedad de aquella época porque la consideraban muy "libertina", pero aunque el entonces príncipe estaba seguro de llegar al altar con ella, el general Franco se opuso a ese amor y todo tuvo que terminar.

Su otro gran amor fue la condesa Olghina de Robilant, quien acaba de fallecer a los 87 años en Italia.

Cuando el ahora rey emérito y la condesa fueron novios, él tenía 18 años y ella 22. "Surgió un flechazo entre compañeros de mesa. Me enamoré como una colegiala. Era una relación alegre, simpática, sin pretensiones, sin compromisos", contó la mujer de acuerdo con "El Mundo".

Por otro lado, de acuerdo con el reconocido periodista Jaime Peñafiel, el entonces príncipe Juan Carlos pasó la noche con Olghina horas antes de pedir la mano de Sofía de Grecia.

"Cuando don Juan Carlos se dirigía de Lisboa a Lausana para pedir la mano de Sofía, coincidió en Roma con Olghina y con ella pasó la noche en un modesto hotelito. Durante la refriega amorosa y según contaba ella, se extravió, entre la colcha y las sábanas, el anillo de pedida que, 24 horas después, le entregaría a Sofía".

Pese a que Olghina di Robilant fue un amor intenso para Juan Carlos de España y que no trascendió por conveniencia del reinado (así se lee en varios reportes españoles), ella fue un personaje muy importante en la sociedad de Italia, pues ella inspiró a la creación de una de las películas más emblemáticas, "La dolce vita", de Fellini.

La condesa no solo se bañó en la Fontana de Trevi tras perder una apuesta, sino que festejó su cumpleaños en el club Trastevere de Roma, donde ocurrió el famoso striptease de la turca Aïché Nana.

Olghina fue hija del conde Carlo Nicolis di Robilant y de la estadounidense Corline Kent. Su infancia la pasó en el palazzo Mocenigo, ubicado en Venecia, y fue amiga de personajes de la talla del Sha de Persia, Sean Lennon, de John Casablancas y Juan Carlos I.

Descanse en paz.