No "etiquetes" a los niños

Es un riesgo para su desarrollo y autoestima

No "etiquetes" a los niños
Es malo, es hiperactivo, es protestón, es mentiroso.   Lo hacemos de forma inconsciente, casi sin 

darnos cuenta.  Pero todos utilizamos este tipo de "etiquetas" para referirnos a las personas, y en especial, a los más pequeños.

El problema es que esa ´etiqueta´ que colgamos a un niño implica mucho más que una mera forma de valorarle.

Los expertos abordan la difícil tarea de la educación.

RECURSOS MENTALES

Las "etiquetas" son una especie de recursos mentales, estrategias cognitivas, basadas en prejuicios y estereotipos, que a veces utilizamos para simplificar la tarea de valorar a otras personas. 

Desde el mismo momento en que le hemos puesto una etiqueta a alguien, no vemos a la persona que tenemos delante, sólo la etiqueta.

Y a esa persona etiquetada le va a suponer mucho tiempo y esfuerzo sobreponerse a ello.

MOTIVOS

Los motivos que nos llevan a poner esas etiquetas son de economía cognitiva. 

Nos resulta muchísimo más fácil hablar de un niño que es movido o malo, que hacerlo de cuál es su realidad, sus condiciones, su entorno.

Resulta más sencillo que describirle. El problema es que el precio que pagamos es demasiado elevado.

EVÍTALO

Siendo conscientes de que todos etiquetamos, y que forma parte de la manera de relacionarnos con el mundo.  No podemos evitarlas de manera absoluta.

Darnos cuenta de cuándo lo hacemos y empezar, poco a poco, a procurar no usar las etiquetas más negativas, y tratar de sustituirlas por otra forma diferente de relacionarnos. 

No juzgar a las personas, valorarlas por sus acciones.

No es lo mismo decir "ese niño es malo" a "ha actuado mal, después de haber hecho algo inadecuado.  Es la misma situación, pero las implicaciones son muy distintas. 

CONDUCTA

Los niños no son de ninguna manera, se comportan de una forma indeterminada. 

Muchas de esas etiquetas van acompañadas del verbo ´ser´, y este verbo implica cosas que son invariables e inmutables. 

Vamos a centrarnos en su conducta. Orientarnos más a las soluciones, cómo le podemos ayudar, y menos al problema. 

COMPORTAMIENTO INADECUADO

En línea de lo anterior, preguntarnos por qué un niño se comporta de forma inadecuada. Generalmente, y esto se aplica tanto a los niños como a los adultos, una persona cuando se siente bien, se porta bien.

En cambio, si tiene malestar, se comporta de una manera inadecuada.  Por tanto, quizá se trate de una necesidad que no sabemos atender. 

DAR DEMASIADO

Uno de los capítulos del libro es de los "niños tiranos". Se utiliza para hablar de un conjunto de niños muy heterogéneos, que siempre buscan hacer lo que quieren, protestan que están un poco más mimados o consentidos. 

Pero realmente desde un punto de vista clínico, ésos no son niños tiranos. Los niños tiranos son, en realidad, pequeños con trastornos de conducta: Que queman cosas, agreden a la autoridad, cometen robos, matan animales.

PADRES AUTORITARIOS

Por otro lado, tenemos una evidencia bastante fuerte de que los niños que han tenido padres autoritarios, cuando son mayores, cumplen ese patrón autoritario.