Practicar yoga con perros: el inicio de un nuevo vínculo entre dueño y animal

Practicar yoga con perros: el inicio de un nuevo vínculo entre dueño y animal

El taller "Yoga para perros", del valenciano Salvador López, gerente de Lobo Descafeinado, tiene por objetivo que sus dueños se relacionan mejor con sus animales, que aprendan a relajarse y, sobre todo, que creen vínculos "para poder disfrutar" con ellos.

En una entrevista a EFE, López asegura que la gente "suele carecer de actividades espirituales" y explica que, en ocasiones, los paseos con nuestros perros pueden ayudar a meditar, aunque "a veces el paseo estresa más que poder disfrutarlo".

  "El perro también te puede ayudar a entrar en ese estado de relajación", indica López, qué explica en sus talleres cómo llevar al perro "a un estado de calma mediante los puntos energéticos".

  El gerente de Lobo Descafeinado recalca que la idea es que el perro "también te pueda ayudar a entrar en ese estado de relajación", al tiempo que sostiene que el principal beneficio de estas acciones es el de "compartir, conectar con él y pasar tiempo" a su lado.

  Por su parte, Celia Gil explica a EFE que tras participar recientemente en uno de los talleres con su perra ahora es la profesora que dirige las clases: "Noté mucha mejoría en mi mascota, porque tenía conflictos con otros perros y -tras el taller- se quedó en calma".

  La profesora insiste en que "no nos cerramos a un horario", así como que "no son clases largas, porque solemos parar para que se muevan los perros y después continuamos".

  Gil indica que el objetivo es llevar al perro "a un estado de calma", pero advierte que en ocasiones el estado de humor del dueño se refleja en la mascota.

  "El estado de la persona se ve con el perro. Si la persona se ve dispersa o preocupada por algo, se ve al perro muy activo; cuando la persona está en calma, se nota en el animal".

  Por su parte, Ana Belén Tamarit también ha probado el yoga junto a su perrita Kenia e incide en que "te olvidas del mundo" y "se disfruta un montón".

  Tamarit sostiene que el perro, "era muy territorial" anteriormente, "ahora es mucho más sociable", y concluye que el taller "une mucho y hace mucho vínculo".