Síntomas de infarto

Cuida tu organismo; evita un ataque al corazón

Síntomas de infarto
Aunque hoy nos parezca una utopía, porque todos conocemos a alguna persona que ha fallecido de un infarto, los expertos auguran un futuro esperanzador para las enfermedades cardiovasculares. 

Especialista explican que la enfermedad cardiovascular se está beneficiando de nuevos y prometedores avances.

La enfermedad cardiovascular se había tratado, únicamente, de forma secundaria, es decir, una vez ha aparecido la patología.

Sin embargo, en la actualidad se intenta ir a la causa y actuar sobre ella.

PREVENCIÓN

En este sentido, todos los esfuerzos se dirigen hacia la biología molecular para hacer prevención y tratar de que las enfermedades como la arterosclerosis, por ejemplo, no lleguen a aparecer. Antes de conocer los avances en patología cardiovascular, veamos cómo reconocer si se está produciendo una de las situaciones más temidas y, en ocasiones, fulminante: el infarto o ataque al corazón.

ALERTA

Cómo reconocer los síntomas de un infarto. 

Tenemos la lección bien aprendida y asociamos el dolor en el pecho que se irradia hacia lado izquierdo del cuerpo con los síntomas de infarto. Y, en general, sí suelen ser estas señales las principales manifestaciones de un ataque al corazón. 

Pero hay otros síntomas más difusos que también podrían alertarnos de que se está produciendo este accidente. 

Por ello, conocer las señales de un posible problema de corazón es fundamental para prevenir un accidente cardiovascular, así como para contribuir al diagnóstico de enfermedades de este tipo.

VARIABLES

Los síntomas de un problema de corazón pueden variar entre hombres y mujeres; por ejemplo, los hombres son más propensos a padecer dolor en el pecho, y las mujeres pueden experimentar otros síntomas, además de malestar en el pecho, como dificultad para respirar, náuseas o fatiga inusual.

SINTOMATOLOGÍA

A pesar de todo, la sintomatología general 

puede ser: Sensación de opresión en el pecho. 

Dificultad para respirar.

Sudoración.

Dolor en el cuello, mandíbula, garganta. 

Dolor en el área superior 

del abdomen o en la espalda. 

Dolor, entumecimiento, debilidad y sensación de frío 

en piernas o brazos.

COLESTEROL

A pesar de que el colesterol es necesario, un exceso puede poner en riesgo la salud 

de tu corazón.

El colesterol es una sustancia grasa natural necesaria para el normal funcionamiento 

del organismo. 

En los niños es fundamental, puesto que participa en la producción de hormonas, como las sexuales, y en el recubrimiento de las neuronas.

Pero cuando llegamos a la etapa adulta deja de ser útil.

Es más, debido a que en la actualidad vivimos más tiempo, un exceso de colesterol a partir de los 30 a 40 años podría ser contraproducente, sobre todo, si se mezcla con otros factores de riesgo como la hipertensión, el tabaquismo 

o el sedentarismo.

CONTROL

De hecho, cuando los niveles se disparan y el colesterol total en sangre supera los 240 mg/dL, se multiplica por dos las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio en comparación con cifras por debajo de 200.

Por eso es vital controlarlo y tratar de mantenerlo a raya. 

En este sentido, la dieta saludable, el ejercicio físico, no fumar, así como realizar los controles médicos necesarios ayudan a mantener los niveles de colesterol óptimos. 

CARRERAS

Ojo con las carreras populares. 

El deporte del running está de moda.  Es el segundo deporte más practicado en nuestro país.  Pero correr es un deporte de resistencia y puede provocar problemas severos de salud, incluso, la muerte súbita en corredores sin un adecuado control médico sobre su salud.

PRUEBA DE ESFUERZO

Por tanto, las personas que se inician en un programa de entrenamiento o realizan ejercicio físico con cierta regularidad deberían realizarse una prueba de esfuerzo como medida preventiva y con un objetivo de salud.