Stella McCartney lidera el movimiento verde

Lanza colección primavera – verano 2020 en la pasarela de París

Stella McCartney lidera el movimiento verde
La diseñadora británica Stella McCartney subió ayer a la pasarela parisina sus propuestas para la próxima primavera-verano 2020, construidas a base de tejidos sostenibles, algodón orgánico y poliéster reciclado, con los que se consagró en su papel de heroína de la moda verde.

"Invito a todos a uniros a mí en esta lucha, con valentía, esperanza y sin miedo, porque podemos construir un futuro mejor juntos", dijo la creadora, hija del cantante Paul McCartney, en una nota distribuida a los invitados del desfile, celebrado en el Palacio de la Ópera Garnier durante la semana de la moda.

SILUETAS

Las siluetas fueron fluidas, con un patronaje cuidado en chaquetas largas de corte recto y solapa fina, camisas sedosas de viscosa sostenible, pantalones bombachos, gabardinas por debajo de la rodilla marcadas en cinturas y mangas mediante cuerdas, monos de pata ancha, faldas midi y largos caftanes con discretos volantes o brocados étnicos.

ACCIONISTA

Este año, McCartney se convirtió en la accionista mayoritaria de la firma al comprar la parte de Kering, el conglomerado de marcas de lujo al que pertenecía, mientras en los últimos meses se van conociendo más detalles de la relación con su nuevo socio, el grupo LVMH (Dior, Louis Vuitton, Givenchy...).

La británica, que no quiso hacer declaraciones a la prensa tras el desfile, seguirá por ahora siendo la principal accionista de su marca y lanzó un guiño a este nuevo entendimiento empresarial con LVMH. 

De hecho, se ha convertido en la asesora en materia de transición ecológica para el presidente de este gigante del lujo, Bernard Arnault.

"No somos perfectos, y lo reconocemos. Como todos los empresarios formamos parte del problema pero vamos más allá cada día para encontrar soluciones que existen en una industria que necesita desesperadamente un cambio", escribió la creadora.

PROPUESTAS

La colección pareció especialmente dedicada a esa "generación joven" liderada por la activista Greta Thunberg que se manifiesta cada viernes en las principales ciudades de todo el mundo.

Una generación que, según McCartney, se pone en pie para decirnos "que la casa está ardiendo y que tenemos que responder a esta crisis".

En su estética, la colección también parecía hablarles a ellos: un vestido largo estampado de margaritas con escote asimétrico que se mantiene en el hombro con una lanzada, sandalias planas atadas al tobillo, accesorios coloridos... y una música rítmica para encandilar al público que repetía el estribillo de la canción.

INNOVACIÓN

Recordó, además, todos los cambios que ha introducido en su "maison" desde su creación en 2001: pieles alternativas y ecológicas, tiendas que funcionan con energía solar, nada de plásticos, pieles sintéticas, pegamento, gafas realizadas a base de bio-acetato, cachemir regenerado, plantación de árboles después de cada colección, y más.

Para McCartney la crisis existe, pero hay esperanza.