¡UN BUEN DESCANSO EN ESTE CONFINAMIENTO!

ES INDISPENSABLE ELEGIR EL MEJOR COLCHÓN PARA DORMIR PLACENTERAMENTe

¡UN BUEN DESCANSO EN ESTE CONFINAMIENTO!

Dormir es una necesidad vital y hacerlo bien algo completamente necesario para nuestra salud física y mental, más, aún, en este confinamiento, cuando el estrés y temor predomina.

Una decoración confortable y agradable en nuestra recamara, es parta fundamental del buen descanso, sobre todo, en estos tiempos de pandemia y, más, si te encuentras en cuarentena.

El colchón de la cama es uno de los elementos clave a la hora de descansar correctamente por la noche. 

Por eso, si estás pensando en comprar uno nuevo, debes conocer cuáles son los aspectos en los que debes fijarte.

PRIORIDAD

Los especialistas en medicina del sueño aseguran que pasamos más de un tercio de nuestra vida en la cama. 

Es decir, una persona que viva 90 años invertirá en el descanso nocturno unos 37,4 años aproximadamente. 

Después de reflexionar sobre este dato curioso, a nadie le quedará la menor duda de que elegir y comprar un buen colchón es algo prioritario.

RENUÉVALO

Por eso, si te levantas con dolor de espalda, de cuello o de cabeza, con el cuerpo entumecido y con sensación de no haber descansado, entonces es que ha llegado la hora de renovar el tuyo.

Los expertos recomiendan sustituirlo cada 10 años 

como máximo.

LO ESENCIAL

¿Lo esencial? Que se adapte a ti.

Averiguar qué tipo de colchón, modelo o material es el mejor para ti no parece una tarea fácil.

Para empezar, debemos saber que no existe un único modelo ideal para todo el mundo; si así fuera la cosa se simplificaría notablemente.

Existen tres factores fundamentales a tener en cuenta: El confort, la firmeza y la adaptabilidad, aunque no incidirán de la misma manera en todos los casos.

EL ADECUADO

El colchón adecuado tiene que respetar la curvatura natural de la columna cuando estamos tumbados boca arriba y mantenerla recta cuando estamos de lado.

PROBAR ANTES DE COMPRAR

Para saber si un colchón cumple con los requisitos necesarios para nosotros tenemos que probarlo antes de decidirnos.

Lo esencial es comprobar, primero, que no se hunde demasiado en las partes más pesadas del cuerpo; y segundo, que no parece que estamos tendidos sobre una tabla 

de madera.

Sin embargo, es difícil decidirse tumbándonos tan solo unos minutos en la tienda. 

Cada vez más fabricantes lo tienen claro, un colchón que combina tres tipos de espumas de alta densidad para lograr una perfecta adaptabilidad 

al cuerpo.

Los especialistas que lo han desarrollado aseguran que cada persona necesita un periodo de adaptación para acostumbrarse a un colchón nuevo. 

FACTORES

La decisión a la hora de comprar un colchón se ve determinada por varios factores, y uno de los más relevantes es si duermes sola o con otra persona. En el primer caso, la elección te pertenece solo a ti, pero en el segundo debe ser compartida.

EN PAREJA

Si duermes en pareja es fundamental decidirse por un modelo en el que ambas zonas sean independientes y tengan poca, o mejor, nula, transmisión de movimiento de un lado de la cama al otro.

Así, por muchas vueltas que dé la persona con la que duermes, tú ni lo notarás.

PESO CORPORAL

El peso, la complexión, la postura al dormir.

El peso corporal de cada persona también influye en el proceso de elección.

En general, las personas más delgadas y livianas necesitarán menos firmeza, mientras que las grandes y pesadas requieren de un colchón más firme.

POSTURA

En cuanto a la postura al dormir no debe ser un factor que nos haga decidir en exclusiva. 

En general, necesitarás un colchón más blando si duermes de lado y más firme si sueles descansar de espaldas.

Si prefieres dormir boca abajo elige uno que te ofrezca un buen apoyo en todo el cuerpo.

Sin embargo, los expertos recomiendan elegir un colchón de firmeza media, adecuado para dormir en cualquier postura.

MATERIAL

Apuesta por los 

muelles ensacados.

Atendiendo al material del que están fabricados los colchones, existen dos grandes grupos: Los de muelles y los de 

espumas especiales.

Los colchones de muelles son los tradicionales. Están compuestos por muelles metálicos recubiertos de fibras 

y espuma.