Vivir en familia

Debe ser un equipo de padres e hijos

Vivir en familia
Resulta curioso, si lo pensamos bien, que una familia en definitiva es un equipo de personas, que se quieren y necesitan colaborar juntas constantemente.

Por eso, para que una familia tenga un buen desarrollo, en armonía y con equilibrio en todos sus componentes deberían actuar como un equipo exitoso y de alto rendimiento.

Te contamos los objetivos a seguir para vivir en familia como un equipo de padres e hijos.

Las características de un equipo de alto rendimiento, según la mayoría de los expertos son las siguientes:

Básicamente se reducen 8: Un buen liderazgo, Tareas compartidas, Participación, Objetivos claros, Cohesión, Ambiente, Normas y Resolución de conflictos.

LIDERAZGO

Los padres deben ejercer el liderazgo de la familia, basándose en un liderazgo democrático, participativo y flexible.

TAREAS COMPARTIDAS

No hay un excelente equipo sin tareas compartidas como ninguna familia tampoco. 

Por tanto, una organización familiar necesita de unas tareas del hogar que deben ser compartidas por todos y cada uno de los miembros, y que se asuman de una 

forma responsable.

PARTICIPACIÓN

Todos los miembros de la familia deben participar, en función de sus edades y madurez.

Pero es importante la participación activa de todos y cada uno de ellos, en casi todas las tareas, actividades y obligaciones de la familia.

OBJETIVOS

En cuanto a objetivos. Estos deben ser claros, concisos, breves realistas y conocidos por todos los miembros de la familia.

Además, deben de percibirse por todos como 

objetivos alcanzables.

COHESIÓN

Las familias deben procurar actividades en familia que favorezcan la cohesión y la unidad familiar.

AMBIENTE

Debe reinar un ambiente agradable, de confianza, positivo, donde la gente se sienta libre y en un entorno seguro.

NORMAS

Normas conocidas por todos y expresadas de manera proporcionando las consecuencias de las acciones no adecuadas. Firmeza y amabilidad.

CONFLICTOS

En cuanto a la resolución 

de conflictos.

Toda familia, al igual que en todos los equipos, tiene conflictos que superar. 

Los integrantes de la familia deben detectar estos conflictos y prevenir antes que suceda e intervenir cuando sucedan de una forma proporcionada y consensuada por los miembros de la familia.