ASF señala irregularidades en la primera fase del Tren Maya

También, pagos fuera de norma en Dos Bocas

ASF señala irregularidades en la primera fase del Tren Maya

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su revisión de la Cuenta Pública 2019, detectó observaciones en el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) por un monto de cuando menos 135.4 millones de pesos en su primera fase de construcción del Tren Maya.
Entre las irregularidades más relevantes, la ASF indicó que Fonatur adjudicó, sin justificación, el contrato número C-TM-008/2019 para realizar los servicios de Ingeniería Básica y realizó una integración incorrecta de precios unitarios por 50.3 millones y duplicó pagos a personal directivo y técnico, toda vez que se encontraban tanto en los costos indirectos como en cada una de las matrices de los precios unitarios lo cual generó un pago indebido de 8.9 millones en el contrato de Ingeniería Básica número C-TM-008/2019.
También realizó pagos injustificados por deficiencias en los servicios a cargo del contrato número C-TM-005/2019, por un importe de 33.1 millones, ya que realizó una evaluación incorrecta de las propuestas en la contratación de la Ingeniería Básica al amparo del contrato número C-TM-008/2019, a partir de lo cual se detectó duplicidad en los pagos del personal directivo y técnico tanto indirectos como en los precios unitarios; así como tiempos y personal superiores a los señalados en los programas de ejecución de los trabajos.
No verificó el cumplimiento del contrato C-TM-007/2019 sobre la liberación del derecho de vía, el cual generó una diferencia en los servicios pagados por 13.2 millones y debido a la falta de definición del trazo para la ejecución del Proyecto del Tren Maya, se generaron gastos innecesarios por derecho de vía por 6.2 millones.
Además, contrató servicios de asesoría legal económico-financiera para la estructuración del Tren Maya con costos altos, y sin considerar el Convenio Marco de Colaboración para la Implementación del Proyecto "Tren Maya", (Fonatur tenía la posibilidad de solicitar a la SCT que se desempeñara como asesor), y en la revisión de los contratos de servicios de asesoría se observó que el ente consideró horas máximas efectivas, superiores al plazo establecido de los servicios, lo que resultó en un pago en exceso por 2.7 millones.
También efectuó pagos en exceso por 4.2 millones, sin verificar que las propuestas consideraron plazos superiores a los establecidos en un contrato. Y pagó 15.0 millones de recursos etiquetados para el Proyecto del Tren Maya, sin presentar la documentación justificativa y comprobatoria que acreditara la realización del estudio de telemetría de 43.6 minutos y no presentó el dictamen que justificara la suspensión de los trabajos y la formalización del convenio de número 1 del contrato C-TM-006/2019, por un monto de 1.8 millones.
Cabe recordar que este proyecto será para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador una de las más importantes obras de infraestructura regional, la cual contará con una ruta de mil 525 kilómetros, que pasará por derechos de vía ya existentes y según la propuesta inicial requerirá de entre 120 mil 000  a 150 mil 000 millones de pesos, mismos que provendrán de fuentes públicas, privadas y sociales.
La construcción del Tren Maya requiere de un modelo financiero mediante un esquema de inversión mixta, aproximadamente el 10% de la inversión quedaría a cargo del gobierno y el resto quedaría a cargo de empresas privadas.

Pagos fuera de norma, en Dos Bocas
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó pagos fuera de norma en 2019 por 75 millones 591 mil 93 pesos en el proyecto de la refinería Dos Bocas, que Petróleos Mexicanos (Pemex) construye en Paraíso, Tabasco.
Según el informe de la Cuenta Pública del año mencionado, hubo pagos fuera de norma por un monto de 70 millones 700 mil 600 pesos "por diferencias detectadas entre los volúmenes de obra pagados y los realmente ejecutados".
Además, se halló una irregularidad por 2 millones 183 mil 900 pesos debido a duplicidad de pago de los mismos rubros considerados en diferentes conceptos.
La ASF también encontró pagos fuera de norma por 2 millones 706 mil 500 pesos debido a diferencias determinadas en la revisión por uso y cobro de maquinaria diferente de la ofertada y contratada respecto de la que realmente se utilizó para ejecutar los trabajos.
La revisión consideró que, en general, Pemex Corporativo, Pemex Transformación Industrial y PTI Infraestructura de Desarrollo cumplieron las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia.