Guerra de aranceles sacude los mercados

China responde a EU: impone gravámenes sobre 60.000 mdd en productos estadounidenses

Guerra de aranceles sacude los mercados

Beijing, China.- En represalia por las nuevas sanciones que el presidente Donald Trump impuso la semana pasada, China anunció el lunes nuevos aranceles sobre 60.000 millones de dólares en productos estadounidenses, lo que provocó un desplome en Wall Street.

Los aranceles chinos que van del 5 al 25% sobre unos 5.200 productos estadounidenses, incluyendo baterías, espinacas y café, entrarán en vigor el 1 de junio, anunció el Ministerio de Finanzas.

Ante la preocupación de los inversionistas sobre el potencial daño económico en ambas partes del creciente conflicto comercial, el promedio industrial Dow Jones perdió 617 unidades, 2,4%, y el compuesto tecnológico Nasdaq se desplomó 270 enteros, o 3,4%, para su peor caída del año. Los indicadores de Asia y Europa también registraron pérdidas.

"En este momento, pareciera que estamos en un choque de trenes en cámara lenta, en el que ambas partes se apegan a sus posturas", dijo William Reinsch, analista comercial para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y funcionario comercial de Estados Unidos. "Y como suele suceder, los perdedores no serán ni los negociadores ni los presidentes, sino el pueblo".

La medida implementada por Beijing se anunció después de que Estados Unidos incrementó el viernes del 10 al 25% la tasa arancelaria para 200.000 millones de dólares en productos chinos. 

Las crecientes hostilidades comerciales podrían perjudicar a las economías de ambas naciones. Los incrementos de aranceles que ya habían entrado en vigor ya han afectado el comercio de productos estadounidenses como la soya y equipo médico, y ha dejado consecuencias en otras economías asiáticas que abastecen a las fábricas chinas. Sin embargo, ambas naciones cuentan con una válvula de escape. Los nuevos aranceles chinos no entran en vigor hasta dentro de casi tres semanas. 

Los incrementos estadounidenses aplican a los productos chinos que fueron enviados desde el viernes, y esos embarques tomarán alrededor de tres semanas en llegar a los puertos de Estados Unidos y ser objeto de los gravámenes más elevados.