Las aerolíneas reducirán sus pérdidas: IATA

Prevé mejora en los rendimientos de las empresas, aunque el tráfico aéreo se recuperará hasta 2024

Las aerolíneas reducirán sus pérdidas: IATA

A-AA+

Ciudad de México.- La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) mejoró su expectativa de pérdidas económicas para las aerolíneas en 2022.

La nueva proyección es que las aerolíneas perderán 9 mil 700 millones de dólares este año, un 16% menos que los 11 mil 600 millones que previó en octubre de 2021. La nueva cifra es una "enorme mejora" respecto a los 137 mil 700 millones de dólares que perdieron las aerolíneas en 2020 y a los 42 mil 100 millones que perdieron el año pasado.

Las eficiencias en la operación y la mejora en los rendimientos están ayudando a que las aerolíneas reduzcan sus pérdidas, incluso cuando los costos laborales son más elevados y el precio del combustible ha aumentado 40%.

"Las aerolíneas son resilientes. La gente está volando en números mayores y el transporte de carga se está desempeñando bien, incluso con la incertidumbre sobre el crecimiento económico", dijo Willie Walsh, director general de la IATA, durante la Asamblea General Anual en Qatar.

Las aerolíneas consideran que hay una demanda latente de viajes aéreos, pues el levantamiento de las restricciones a la movilidad en la mayoría de los mercados, el bajo desempleo en la mayoría de los países y los ahorros de los particulares alimentan la recuperación del sector, lo que tendrá como consecuencia que este año el número de pasajeros alcance 83% de los niveles de 2019.

No obstante, la IATA estima que el tráfico de pasajeros volverá a los niveles previos a la pandemia hasta 2024.

Además, se estima que se realizarán 33.8 millones de vuelos, equivalentes a 87% de los vuelos realizados en 2019.

Advierten riesgos

La IATA reconoció que persisten algunos riesgos para la aviación como el precio del petróleo, las restricciones a viajeros en algunos mercados clave, la invasión de Rusia a Ucrania, que ocasionó el cierre del espacio aéreo ruso y obliga a los transportistas a rodear en algunas rutas entre Asia y Europa o Estados Unidos.

Otro desafío operacional es la escasez de pilotos en EU, de personal de mantenimiento y agentes de seguridad en algunos aeropuertos europeos. Además, la alta inflación erosiona el poder adquisitivo de los consumidores.