Antonio Banderas el alter ego de Almodóvar

Estrenan el filme "Dolor y Gloria"; narra la personalidad del cineasta español

Antonio Banderas el alter ego de Almodóvar

Madrid.- Antonio Banderas, que se convierte en el alter ego de Pedro Almodóvar en "Dolor y gloria", está convencido de que esta última película del director español tiene "algo de psicoanálisis" porque contiene "una búsqueda muy profunda dentro de él".

Almodóvar, considera Banderas, "ha tratado de comunicar cosas muy complicadas a través del cine, que es la única manera que utiliza Pedro para tratar con el mundo y consigo mismo. Él dice que es su película más autobiográfica, pero todas lo son o tienen algo de eso. Esta -afirma el actor en una entrevista con Efe- es aún más íntima".

Porque es cierto que "Dolor y gloria", dice Almodóvar a Efe, es su película más sincera y personal. De hecho, es casi su vida, contada desde un momento en que el director de cine al que interpreta -como no podía hacerlo mejor ningún otro actor- Antonio Banderas, se encuentra en crisis personal, física, emotiva y de recuerdos. Pero sólo casi.

HISTORIA

"Esto no es un documental", se ríe el director, ganador de un Óscar, quien asegura que muchas de las cosas de la película están ahí "para no decepcionar a los periodistas y a quienes" le ven reflejado.

"Empecé el guion pensando en mí mismo, pero de inmediato la regla de la ficción me llevó por otro camino -reconoce- que no es exactamente el de la realidad, lo cual no quiere decir que sean mentiras, pero no es literal: no soy lo que hace Antonio"

"Que hay muchas cosas de mi vida, sí, e íntimamente la película me representa, pero no he recorrido en la misma dirección los caminos por los que pasa Antonio", explica.

FICCIÓN

La ficción alcanza a los jugueteos con la heroína del protagonista, aunque Almodóvar nunca la ha probado, dice a Efe. "Lo que sí quería que se viera es que la heroína estaba muy presente en los ochenta, que es cuando se forma el personaje, y yo también". 

La película reúne a base de flashbacks los momentos más determinantes de la existencia del realizador, con la presencia de su madre como puntal imprescindible, Penélope Cruz como madre de sus años de infancia, juventud y pueblo, y Julieta Serrano al final, hasta los días de su muerte.

"Yo conocí a su madre y era una maravilla de mujer que adoraba a su hijo", confía a Efe Penélope Cruz, quien reconoce tener "una obsesión con él" desde la primera vez que le vio, y "esto va a más", confiesa.