El David Aguilar: me gusta ser antihéroe

Participa en el festival SXSW de Austin

El David Aguilar: me gusta ser antihéroe

Los Ángeles.- Siempre a contracorriente y con una atractiva y singular mezcla de géneros y de temáticas dentro de los cantautores, el mexicano El David Aguilar, que participa estos días en el festival South by Southwest (SXSW) de Austin, en EE.UU., dijo a Efe que se siente a gusto en "la posición de antihéroe".

"Antes le hacía feo a la palabra ´cantautor´, pero después como que siento que los motes o lo que uno termina por ser te lo da la gente (...) Los cantautores que atufan a lavanda, a ron, con sus papeles leyendo las letras, en los bares, como una cosa romántica, en algún momento me causaban repulsión, pese a que yo venía de ahí", explicó por teléfono.

"Pero ahora le di la vuelta y ya es muy raro que algo me disguste en un sentido simbólico. Me da igual. Siento que soy un poco trovador o cantautor, pero también con un lado roquero... Ahora solo me interesa ir avanzando para poder comunicar cosas que quiero comunicar a través de la música, tenga el vestido o el nombre que sea. La posición de antihéroe me gusta si es así", dijo.

SHOW

Tras actuar la semana pasada en Casa México, un evento sobre tecnología en SXSW, El David Aguilar (Culiacán, México, 1983) formará parte de Sounds from México, un concierto en Austin en el que estará acompañado por Fer Casillas, Comisario Pantera, Akil Ammar, Tony True and the Tijuana Tres y L3ON.

"Uno viene aquí a descubrir bandas y talento emergente (...) Y Austin es una ciudad que, de la mano del festival, se ha venido perfilando para ser una capital de la música en vivo", comentó.

Con un saludable desdén por las fronteras estilísticas y una gran finura en la composición, El David Aguilar, una de las novedades más asombrosas de la canción latina reciente, se consagró con el álbum "Siguiente" (2017), por el que fue nominado a cuatro Latin Grammy como un seguidor aventajado de músicos alérgicos a las etiquetas como Jorge Drexler.

CARRERA

Pero su recorrido no ha sido un sprint de última hora, sino más bien una carrera de fondo que comenzó en Sinaloa y que empezó a despegar en Ciudad de México en 2004.