Una serie sobre un faraón genera controversia en Egipto por sus anacronismos

Una serie sobre un faraón genera controversia en Egipto por sus anacronismos

EL CAIRO (EFE).- Los protagonistas rubios y los atuendos y enseres anacrónicos de una serie egipcia sobre el faraón Amosis I, basada en una novela del premio Nobel Naguib Mafuz, han generado tal controversia en el país que la productora ha suspendido provisionalmente su grabación y estudia su posible cancelación.

La serie "Al Malek" ("El Rey") relata la vida de Amosis I, fundador de la Dinastía XVIII (1550-1525 a.C.) y considerado un símbolo de fuerza y orgullo en la historia de Egipto por su papel en la expulsión de los invasores hicsos del delta del Nilo.

Cuando en los últimos días se comenzó a difundir el video promocional con el avance de la serie empezaron a llover las críticas en las redes sociales y por parte de expertos en egiptología, como el arqueólogo Zahi Hawass, ante los muchos anacronismos de sus personajes y ambientación.

Los rasgos de los protagonistas, muy alejados de los de los antiguos faraones, han sido el punto más criticado.

El actor Amr Youssef, que interpreta a Amosis, es blanco con ojos verdes y aparece en el video promocional con barba (la nobleza de la época se afeitaba el rostro e incluso la cabeza por higiene) y vestido con una coraza de estilo romano.

Una de las protagonistas, la actriz Reem Mustafa, lleva el pelo teñido de rubio y otras intérpretes lo exhiben largo y suelto, frente a las reinas morenas y el pelo recogido de las mujeres del Antiguo Egipto.

Las decoraciones y muebles usados en la escenografía, así como las telas y tonos de los vestidos, también han recibido la reprobación de los expertos, pues no pertenecen a la Dinastía XVIII, al igual que las armas utilizadas en la serie tanto por los egipcios como por los hicsos.

"He visto el video promocional y no me gustó la ropa, así como lo del bigote y la barba. El rey (Amosis) no fue así para nada", dijo Zahi Hawass en una entrevista de televisión.

Ante la avalancha de críticas, la empresa productora de la serie, United for Media Services, anunció la suspensión de la grabación y la creación de un comité de urgencia formado por especialistas que emitirá un veredicto sobre la exactitud histórica del programa.

Se plantea incluso la posibilidad de no emitirla como estaba previsto durante el próximo Ramadán, el mes sagrado para los musulmanes, que comienza la semana que viene.

Las televisiones árabes emiten durante ese mes series, en su mayoría egipcias, producidas ex profeso para las largas noches entre el "iftar" (comida con la que se rompe el ayuno) y el "suhur" (última comida antes del amanecer).