Cinco beneficios de agua de coco

Cinco beneficios de agua de coco
El agua de coco es una bebida que se encuentra en el interior de los cocos verdes. Su extracción es preferible cuando el coco está inmaduro porque en ese momento el fruto se constituye de un 95% de agua. Al madurar, el líquido disminuye y pasa a formar parte de la carne, la cual se engrosa.
Los países que se destacan por tener una mayor producción de coco a nivel mundial son Indonesia, Filipinas e India. En México, los estados de Michoacán y Guerrero son los principales productores de coco, y se sitúan dentro de los primeros lugares a nivel mundial, según datos de la Secretaría de Agricultura.
De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el agua de coco es una bebida con muchas propiedades benéficas para el cuerpo humano, por lo que se recomienda su consumo frecuente para personas de todas las edades. En "Menú" de EL UNIVERSAL presentamos los beneficios de esta bebida para la salud:
Según un estudio de la Universidad de los Andes, el agua de coco fue utilizada durante la Segunda Guerra Mundial como sustituto del suero glucosado, ya que posee electrolitos naturales que hidratan el cuerpo humano.
Mantenerse hidratado es sumamente importante para el cuerpo, ya que los profesionales de la salud sostienen que una buena hidratación permite que el organismo transporte nutrientes y oxígeno a todas las células del cuerpo, los alimentos se conviertan en energía, la temperatura corporal esté regulada, los órganos y articulaciones se mantengan lubricados y se mejore el funcionamiento de los sentidos.
El agua de coco contiene sales minerales, como el calcio, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se encarga de formar y proteger los huesos y dientes. También influye en la contracción muscular y la coagulación de la sangre, resultando fundamental para evitar lesiones relacionadas con los huesos y músculos.
El agua de coco es una fuente de potasio, el cual, señala la Universidad del Estado de Oregon, puede ayudar a disminuir la presión arterial y previene enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca y arritmias. Además, consumir potasio favorece la eliminación de líquidos, actuando como diurético.
La Universidad Federal de Santa Catarina (Brasil) afirma que el consumo de agua de coco ayuda a mejorar la digestión gracias a sus enzimas bioactivas. Igualmente, actúa como un tónico digestivo que alivia el estreñimiento y funciona para liberarse de parásitos. No obstante, se advierte que si el consumo es abusivo, la bebida tiene un efecto laxante.
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación indica que el agua de coco contiene ácido láurico y citoquininas. Estos componentes naturales ayudan a minimizar el envejecimiento de las células de la piel y del cabello.
Se recomienda ingerir agua de coco directamente de la misma fruta, ya que los productos embotellados no conservan todas las propiedades naturales de esta bebida. Para abrir un coco, el portal español Cocinillas, recomienda congelarlo durante una noche y posteriormente golpearlo con un cuchillo largo.
Esta bebida se puede utilizar para acompañar los alimentos, así como también para incorporarla a recetas saludables.
No hay una cantidad recomendada de agua de coco que se deba consumir. Sin embargo, los especialistas no la recomiendan para personas diabéticas, ya que podría desequilibrar su organismo.