Dos trolles de 9 metros conciencian sobre la basura en la Miami Art Week

Berta y Terje son dos trolles de madera reciclada de más de nueve metros de altura que durante la Semana del Arte de Miami van a llamar la atención sobre las "montañas de basura" producidas por el ser humano que perjudican a la naturaleza.

"Espero que la gente pueda ver que de nuestra basura se pueden crear cosas realmente bonitas, porque creo que uno de los mayores problemas al que nos tenemos que enfrentar actualmente en el mundo es que creamos montañas de basura", dijo el artista danés Thomas Dambo, el creador de Berta y Terje, en una entrevista con Efe.

Dambo ha llegado a Miami para la Semana de Arte (Miami Art Week), la primera del mes de diciembre, que, como cada año, tendrá como evento principal la feria Art Basel de Miami Beach, que reunirá a 200 galerías y más de 4.000 artistas de todo el mundo.

El mismo día que abrirá sus puertas esa prestigiosa feria, Berta y Terje, en los que Dambo aun trabaja en el jardín botánico Pincrest Garden, con ayuda de voluntarios, serán presentados al público.

Contando con Berta y Terje, Dambo ya ha "plantado" 58 trolles en países como Alemania, Chile, Puerto Rico, Bélgica, Estados Unidos, China, Australia, Dinamarca y Corea del Sur.

Su plan es construir un troll más en Miami, concretamente en la zona de Wynwood, un barrio que es conocido por sus grandes murales de arte callejero y que durante la Semana del Arte tiene un gran protagonismo.

BERTA Y TERJE

Según el artista, estos gigantes erigidos entre los milenarios árboles de Pinecrest Gardens con más de 500 palés de madera y unos 10.000 tornillos cuentan la historia de dos hermanos perdidos a los que una higuera mágica les pide ayuda para evitar que "la gente pequeña" siga destruyendo el planeta.

"Lentamente estamos reemplazando toda nuestra naturaleza con vertederos. Y yo no soy ningún genio, pero si los vertederos crecen cada año, el mundo se hace cada vez más y más pequeño", aseguró.

Por ello, este artista quiere abrir los ojos al mundo y advierte de que de no hacer nada, "en diez generaciones todo el mundo tendrá su jardín encima de los vertederos y nadie podrá recoger sus frutos porque habrán sido contaminado por la basura de debajo".

Estos dos hermanos de anchas sonrisas tienen un armazón de madera compuesto de materiales abandonados de los alrededores o donados por gente del vecindario.

Para el pelo se han utilizado ramas caídas y palos de los árboles del parque.

Como la madera es un "material vivo" se tiene que cuidar, pero cada escultura puede llegar a durar hasta veinte años.

No obstante, Dambo explica que, para él, el arte no tiene que durar "para siempre", ya que estamos condicionados por el ritmo cambiante y acelerado de las modas.

Se tarda aproximadamente unas 1.000 horas en construir cada uno de estos trolles.

DE RAPERO A ESCULTOR

Este danés de 40 años comenzó a construir desde que era muy joven, pero se inició en el arte como rapero y realizando grafitis y arte callejero, inspirado por artistas como Banksy, Space Invaders o Arrow.

Doscientas cincuenta canciones, más de ocho álbumes y 300 conciertos después, Dambo decidió centrarse en su pasión por la escultura y comenzó a crear arte urbano de grandes dimensiones a partir de materiales reciclados que recogía de vertederos o que iban a ser desechados por otras personas.

Para Dambo, fue "algo natural" usar a los trolles para transmitir su mensaje, ya que cuando era niño estos eran los protagonistas de todas las historias que se contaban en su casa, pues forman parte del folclore escandinavo.

El artista callejero cree que la solución para acabar con las montañas de basura que produce el ser humano radica en el uso de materiales orgánicos y en sustituir todo el plástico que está acabando con la naturaleza y contaminando los mares.

Dambo sueña con que esta situación cambie y demostrar que "no necesitas tirar la basura, sino que se puede construir un futuro precioso a través de ella".