Los países deben informar de las emisiones del transporte marítimo y aéreo

Los países deben informar de las emisiones del transporte marítimo y aéreo

Madrid, 13 oct (EFE).- Las emisiones del tráfico aéreo y marítimo no pueden escapar a los compromisos climáticos del Acuerdo de París y deben incluirse en los objetivos nacionales de reducción de emisiones para limitar el ascenso térmico a 1.5 grados, según un análisis legal de la ONG ambiental Transport&Environment.

El estudio jurídico asegura que el Acuerdo de París articula la "reducción de emisiones absolutas en toda la economía", lo que abarca "claramente" al transporte aéreo y marítimo como sectores vitales de las economías nacionales.

Sin embargo, los autores del informe observan "una confusión injustificada" sobre si todas las emisiones del transporte marítimo y de la aviación entran en el ámbito del Acuerdo de París, porque "no se mencionan específicamente en el texto".

El análisis recuerda que ese pacto "obliga a los países firmantes a preparar, comunicar y mantener Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés)", unos planes que "deben ir dirigidos a limitar el aumento de la temperatura global mediante la reducción de todas las emisiones antropogénicas que afectan al clima".

De hecho, estipula que, con ese fin, los países deben emprender "objetivos de reducción de emisiones absolutas para toda la economía".

Aunque según el análisis de la ONG "el Acuerdo de París es claro en este sentido", los documentos de orientación y guía relacionados "no han integrado completamente su enfoque basado en la temperatura", lo que ha generado "un paso en falso" y han introducido un enfoque "contrario al lenguaje y la intención del Acuerdo".

Por todo ello, los ambientalistas consideran que "la evidencia legal es clara" y creen que las orientaciones del Libro de Reglas del Acuerdo de París y la Guía del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) para los Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero (GEI) "deben ser actualizadas".

Esta Guía, que data de 2006, "aconseja que las emisiones de la aviación y el transporte marítimo internacionales se notifiquen por separado de otras emisiones", unas directrices que "no están en consonancia con el enfoque del Acuerdo de París".

De hecho, este planteamiento "ni siquiera concuerda con la propia posición del IPCC", que en su Informe Especial sobre 1,5 grados argumentó que los objetivos requeridos "a nivel de toda la economía para alejarse del ascenso de 2 grados y acercarse al de 1,5" deberían incluir la contabilización de "todas las emisiones de la aviación internacional".

Ante esta situación, la ONG ha pedido que los Estados revisen sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional e incluyan en ellas "todas sus emisiones del transporte marítimo y aéreo" para alinearlas con el Acuerdo de París.