Polvo del Sahara no llegará a la CDMX, explica especialista

Polvo del Sahara no llegará a la CDMX, explica especialista
El doctor Luis Antonio Ladino Moreno, especialista en ciencias ambientales de la UNAM, aseguró en entrevista con EL UNIVERSAL que es muy poco probable que el polvo del Sahara llegué a la Ciudad de México, pues las nubes se disipan al entrar en contacto con territorio continental.
De acuerdo a los datos arrojados por satélites que siguen al fenómeno se determinó que la ruta del polvo será por el Golfo de México, afectando a la Península de Yucatán. Se espera que ascienda a estados del sur de Estados Unidos como Texas, Alabama, Florida y Lousiana, donde terminaría de disiparse y perdería todas sus características.
Este fenómeno es común. Dependiendo de la época del año, los vientos soplan en una dirección en específico. En el caso del verano, en África el aire sopla en dirección al continente americano, por lo que año con año recibimos el polvo del Sahara, indica el experto respecto al origen de la nube de polvo.
Las partículas del desierto africano pueden alcanzar distancias remotas siempre y cuando cuenten con una altura favorecedora, la cual también permitirá mayor permanencia en el aire.
"Ellas (las partículas) son levantadas a una altura entre cinco y siete kilómetros donde pueden transportarse de manera muy fácil a grandes distancias y su viaje se realiza con efectividad".
Riesgos que implica el polvo de Sahara
La radiación solar es un factor que causaría el descenso de la arena proveniente del desierto africano y que permitiría a los humanos entrar en contacto con él. Aunque se recomienda el uso de cubrebocas, la interacción con la arena difícilmente provocaría una enfermedad respiratoria crónica. "En el peor de los casos sería una irritación en las vías mucosas o en la garganta", señaló Ladina Moreno.
"En todo caso, la población mexicana que podría correr mayores riesgos es aquella que habita en los estados costeros, pues el polvo entrará en contacto con la Península", explicó el integrante del Centro de Ciencia de la Atmósfera.
"La idea es que eviten respirar estas partículas y la manera más eficiente de conseguirlo será con el uso de cubrebocas, de tal manera que quedan atrapadas ahí y no llegan al sistema respiratorio", concluyó.