Por qué es necesario cambiar el password del router o módem

Por qué es necesario cambiar el password del router o módem

Muchos usuarios no saben que una de las primeras acciones que deben acometer para mejorar la seguridad de su red de internet doméstica es cambiar el password del router o modem. Es importante prestar atención a este aspecto para evitar que terceros tengan acceso a información personal, e incluso puedan utilizarla de manera fraudulenta

El acceso a internet ha cambiado las vidas de los ciudadanos y ya nadie se puede imaginar vivir sin esta hiperconexión. Sin embargo, hay que conocer los riesgos de toda la información privada que se vierte a la red.  Existen usuarios sin escrúpulos que conocen varias maneras de acceder a esa información personal y pueden usarla con fines deshonestos e incluso ilegales.

Consecuencias de no cambiar el password del modem

Un router o modem ADSL debe ofrecer una navegación privada, pero, en demasiadas ocasiones, muchos usuarios no cambian su password y se convierte en un recurso compartido. Esto ocurre porque existen programas y usuarios con conocimientos más avanzados a los que les es relativamente fácil piratear una contraseña que viene por defecto. De este modo utilizarán el acceso a internet como si fuera propio.

El hecho de que terceras personas tengan acceso a la clave del router tiene varias consecuencias negativas para el propietario de la red. Y es que existen programas, fáciles de conseguir, que son capaces de hackear la información y las contraseñas del router, por lo que es conveniente cambiar no solo la que viene cuando lo instalan, sino también de forma periódica para ponerles las cosas más difíciles a aquellos que quieren acceder.

Por otro lado, que otro u otros usuarios se conecten a la red tendrá consecuencias muy negativas en la navegación. La velocidad disminuirá significativamente e incluso dará problemas a la hora de llevar a cabo actividades sencillas o querer visionar una película en streaming. Por muchos megas que se tengan contratados, las redes domésticas están pensadas para dar cobertura a un número limitado de dispositivos.

Sea por una u otra razón, es importante conocer cómo modificar la password de tu router o modem para garantizar la privacidad y seguridad de las redes domésticas. Sin embargo, aquí no acaban los motivos por los que este asunto no debe ser tomado a la ligera.

Un router desprotegido puede convertir a su propietario en un delincuente

El propietario del Wifi asume la responsabilidad de cualquier acto delictivo que se cometa desde esa red. Esa actividad podrá ser utilizada en un juicio. Esto es así porque toda la navegación que se realiza desde un router determinado en internet queda grabada, pero no hay rastro de los dispositivos que ordenaron esa actividad. En este sentido, si algún hacker se conecta a una red domestica ajena para cometer algún delito, solo quedará registrado el router desde el que se llevó a cabo y su dueño asumirá las consecuencias.

Cambiando la contraseña del wifi con frecuencia se evita participar, sin saberlo, en actos delictivos graves, como por ejemplo alojar pornografía infantil. Algunos modelos de routers cuentan con pequeños servidores FTP que permite alojar ahí cualquier tipo de archivo a los delincuentes cibernéticos.

Otro acto delictivo que se puede cometer utilizando los routers más vulnerables son los ataques masivos DDOS. Estos ataques consisten en agotar los recursos de un servidor para que no pueda atender peticiones de otros usuarios. Es utilizado para colapsar una página web, para lo que se necesita la participación de miles de usuarios que, sin saberlo, colaboran a este fin.

Hay que insistir por tanto en estos riesgos y recordar que aquellos que no han cambiado su contraseña del Wifi no solo están poniendo el peligro su derecho a la intimidad, permitiendo el acceso a de terceros, o perdiendo velocidad de navegación, sino que pueden estar cometiendo delitos sin saberlo.  

Por qué los usuarios no cambian la contraseña

El principal motivo es por falta de cultura informática, pues si se conociesen los riesgos reales que implica no hacerlo, todo el mundo lo haría inmediatamente. Una gran mayoría de ciudadanos tiene acceso a internet, pero pocos tienen los conocimientos necesarios para usarlo con seguridad e inteligencia.

La segunda razón es la pereza, pues si algo ya funciona, para qué cambiarlo. Además, resulta bastante cómodo tener el password debajo del router, siempre a mano, para introducirla en cualquier nuevo dispositivo que se quiera conectar.

El principal problema de mantener la contraseña que trae el router por defecto es que es muy fácil acceder a él, incluso sin ser un experto informático.  Hay numerosos programas que según el nombre de la wifi intuyen el modelo de router, pudiendo obtener con facilidad la contraseña que trae configurada de fábrica por defecto.

Las grandes compañías de telecomunicaciones suelen distribuir, entre todos sus clientes, el mismo modelo de router. Por esta razón, a un intruso le bastará con probar las contraseñas de los principales modelos de router para descifrar el password wifi de la red a la que quiere tener acceso.