¿Qué medidas debes tomar con los alimentos en tu refrigerador para la cuarentena?

¿Qué medidas debes tomar con los alimentos en tu refrigerador para la cuarentena?
Aunque la primera y más básica recomendación es evitar las compras de pánico en medio de esta pandemia por el Covid-19, e incluso no comprar de más cuando vas al supermercado puedes debes partir de la realidad del espacio que tienen en la cocina, si ya "saqueaste" el súper te decimos qué medidas debes tener en tu refrigerador para no contaminar los alimentos, y que aprendas a separar las proteínas de las frutas y verduras, y cómo mantener los alimentos congelados.
No solo hay que mantener la cocina y todos sus espacios perfectamente higiénicos, desde mesas de trabajo, tarjas, pisos y todo lo que son azulejos, hasta extremar todas las medidas básicas que en este momento son más importantes: que no entre el perro a la cocina, que no se fume, ni se hable con el celular dentro de la cocina, que no haya equipos de música y de televisión.
"Siempre hay una responsabilidad de mantener la higiene en la casa y llevar todos los mecanismos de prevención y manipulación de alimentos, pero hoy más porque creo que lo que menos queremos es estar expuestos al coronavirus y a otras enfermedades asociadas a una mala manipulación de alimentos, y más aún porque se nos vienen temperaturas elevadas, vamos a superar los 30 grados Celsius", afirma la ingeniera en alimentos por la Universidad Autónoma Metropolitana, Debby Braun.
La experta recomienda, antes de ir al súper, hacer un menú previo semanal o quincenal, lo que nos llevará a hacer una lista de alimentos en donde revisaríamos qué tenemos en casa y qué nos falta, y así iremos a comprar lo que realmente necesitamos para no caer en compras de pánico porque nadie tiene "un congelador o un refrigerador industrial en casa, a lo mejor en épocas de frío hay alimentos y verduras que se pueden dejar fuera, pero con temperaturas altas debemos tener más cuidado".
Sugiere salir a hacer las compras durante las primeras horas de la mañana y de inmediato llegar a casa a guardar: "Hay que tener una estrategia, por ejemplo, si yo compré 20 milanesas, planear para cuántas porciones me van a servir en los próximos siete días, si hay cuatro personas en la casa, pues los divido en cinco y los pongo en bolsas de cierre, anoto la fecha de preparación y las meto al congelador; lo mejor es que se meta de manera plana".
Esa misma estrategia se seguirla con la carne de res, con el pollo y con el pescado. Debby Braun recomienda no consumir ninguna de estas proteínas crudas ni medio cocidas, que en este momento hay que tratar de subir la temperatura a un rango de seguridad de 74 grados Celsius para que no haya microrganismos.
"Si preparamos guisados, lo enfrío en una cama de hielo, lo pongo en una bolsa con cierre especial, le pongo fecha y lo meto al congelador en las porciones que la familia requiera", señala la experta en manejo de alimentos que tuvo a su cargo más de 15 años la higiene de alimentos en el Comité Olímpico Mexicano. Braun dice que hay alimentos que no hay que guisar de más para mantener en el congelador, por ejemplo un arroz se puede preparar el mismo día y en una cantidad suficiente que se consuma ese mismo día, lo mismo aplica con leguminosas y otros cereales como pastas que son alimentos secos que se pueden tener en la alacena y no hay necesidad de gastar espacio en el refri.
"Todas las frutas cerradas pueden permanecer a temperatura ambiente: melón, sandía, papaya, piña, manzanas, limón, cebollas; se pueden quedar afuera. Si lo cortamos entonces sí lo ponemos en un plato de vidrio con la cáscara arriba y la parte que se abrió hacia abajo y lo metemos al refrigerador, y si lo partimos en trocitos lo ponemos en un recipiente de vidrio con tapa y aguanta muy bien en el refri", asegura Braun.
La ingeniera en alimentos, autora del libro "Higiene en la cocina", señala que debemos mantener una alimentación saludable y no es momento de comprar alimentos chatarra, ni dulces, "hay que procurar una alimentación balanceada, tiene que haber de todos los grupos: proteínas, lácteos; hay que tener mucho cuidado, comprarlos en el supermercado y luego luego traerlos a casa. Tampoco comprar cinco kilos de queso panela, no hay necesidad, no hay desabasto, con el kilo o medio kilo que se compre es suficiente para volver a reponer la próxima semana".
Su consejo último es que no hay que ir tres veces al supermercado, o volver sólo por el jamón que nos faltó: "Por eso es importante planear las compras, hacer listas de lo que requerimos comprar para ir máximo al supermercado una persona y sólo una vez a la semana", concluye.