Atenas protesta por goteras en las salas del Partenón en el Museo Británico

Atenas protesta por goteras en las salas del Partenón en el Museo Británico

Atenas, 14 ago (EFE).- La ministra griega de Cultura, Lina Mendoni, calificó hoy de "ofensivas y peligrosas" las condiciones en las que se encuentran las esculturas del Partenón en el Museo Británico de Londres, después de que una revista de arte publicara fotos que mostraban goteras en las galerías donde se encuentra el arte griego. 

En declaraciones a los medios Mendoni recordó que precisamente uno de los argumentos esgrimidos por el Museo Británico desde hace décadas para no devolver las esculturas a Grecia era que allí "se exhibirían en condiciones más adecuadas que las que Grecia podía ofrecer" 

"Desde hace 12 años, Atenas tiene el Museo de la Acrópolis, uno de los mejores museos del mundo, que exhibe las esculturas del Partenón de manera excelente, esperando su reencuentro final con las piezas saqueadas ilegalmente", añadió la ministra quien recalcó que el argumento británico "ha sido refutado desde hace mucho tiempo". 

Las condiciones en las que se encuentran ahora las esculturas "son ofensivas y peligrosas", señaló Mendoni a raíz de un artículo de la publicación británica Art Newspaper con fotos, que aseguraba que tras las inundaciones el pasado 25 de julio en el centro de Londres las galerías con el arte griego tenían goteras y humedad y por eso no pudieron reabrirse al público, tras siete meses cerradas. 

El propio museo destacó este viernes que las salas están cerradas por trabajos de mantenimiento, y su apertura se ha retrasado debido a la pandemia, así como al desarrollo del plan maestro estratégico para transformar el Museo Británico. 

Las esculturas no pueden esperar "encerradas" a que se complete el plan maestro Museo Británico, que de ninguna manera está cumpliendo con condiciones seguras de exhibición, sostuvo Mendoni. 

"La solicitud reiterada y justa de Grecia de que le sean devueltas las esculturas no es negociable y ahora es absolutamente relevante", sentenció. 

Grecia reclama las piezas desde hace años y construyó expresamente en 2009 un nuevo Museo de la Acrópolis para demostrar que cuenta con un lugar adecuado para albergar ese tesoro arqueológico. 

Los frisos fueron adquiridos por el aristócrata escocés Thomas Bruce, séptimo conde de Elgin, entre 1801 y 1805, cuando era embajador ante la corte Otomana en Estambul -que ocupaba Grecia- y vendidos después al Reino Unido. 

Elgin arrancó las joyas arqueológicas del Partenón bajo el argumento de que así se conservaba su integridad. 

Grecia considera como un "saqueo" la transacción por la que las figuras acabaron en el Reino Unido y ha subrayado que los mármoles, de valor incalculable y que los griegos identifican con su historia y su civilización, no pueden ser desmembrados ni cedidos.