Cancelan la subasta de la supuesta campana de la Santa María en Miami

Cancelan la subasta de la supuesta campana de la Santa María en Miami
Foto: EFE

MIAMI (EFE).- Una campana del siglo XV que, según documentos hallados por su dueño, Roberto Mazzara, es la de la nave Santa María del primer viaje de Cristóbal Colón a América (1492), no será finalmente subastada en Miami, confirmó el lunes a Efe el propietario, quien dijo estar pensando en "devolverla al mar".  

Mazzara dijo que la única oferta recibida antes de que fuera puesta para la venta mañana martes en una subasta online es inaceptable, sin entrar en detalles sobre una información no confirmada que dice que un estadounidense quería comprar la campana con el único fin de destruirla. 

El exoficial de la marina italiana y buzo, que descubrió en 1994 la campana en el pecio de un galeón español hundido en 1555 en aguas del norte de Portugal, se mostró frustrado porque la prensa anglosajona de EE.UU. hizo caso omiso de la subasta. 

Según dijo, la información de que estaba en venta no pudo llegar a personas e instituciones que podrían haber estado interesadas, a pesar de la intensa campaña que hizo a través de Facebook desde hace tres meses para darlo a conocer. 

El precio de salida era de 6 millones de dólares. 

La campana se encuentra en un lugar secreto en Miami desde 2006, después de una enrevesada historia de demandas, confiscaciones e intrigas políticas, que acabó cuando la justicia española falló a favor de Mazzara en un juicio por una reclamación de Portugal. 

¿DE VUELTA AL MAR?  

"Antes de llevarla a Europa de nuevo, la devuelvo al mar", dijo Mazzara, quien incluso dijo a Efe que lo hará en una fosa de 5,000 metros de profundidad situada al sur de Cuba. 

"He dedicado 27 años de mi vida a ella", dijo el italiano, quien investigó exhaustivamente la campana y descubrió documentos que a su juicio atestiguan que es la de la nave Santa María. 

Cuando se le pregunta si la falta de interesados pudiera deberse a que no está suficientemente demostrado que fue la del viaje que "cambió el mundo", según sus palabras, dice que incluso si fuera así este objeto tendría un valor incalculable, pues es la única campana naval del siglo XV en Occidente que se conserva en el mundo. 

La antigüedad de la campana está determinada por un análisis químico y metalográfico de la Universidad de Zaragoza, subraya. 

A eso se suman todas las otras pruebas descubiertas por Mazzara en archivos españoles y de otros países, incluyendo una carta escrita por el nieto de Colón, Luis Colón. 

En una entrevista con Efe en Miami hace unos meses, Mazzara dijo que la campana había sido valorada en unos 100 millones de dólares a título estimativo por las principales casas de subastas de arte. 

La "Santa María", que pertenecía al cartógrafo Juan de la Cosa, encalló en el norte de la isla La Española y el almirante mando construir con sus restos el fuerte Navidad, en el que la pequeña campana naval de bronce se colgó seguramente de un árbol. 

Cuando Colón regresó a fines de 1493 en su segundo viaje se encontró con que el fuerte había sido arrasado por los indígenas de la zona y los 39 españoles que dejó allí habían muerto. 

La campana, sin embargo, se salvó, como atestigua un documento al que Mazzara tuvo acceso en Puerto Rico en el que se menciona su venta por 32 pesos, una suma considerable para la época. 

Mazzara descubrió por una carta del nieto de Colón, Luis Colón, nacido en Puerto Rico, que la campana fue embarcada en el "San Salvador", el barco que se hundió frente a Portugal, para devolverla a España junto con otros objetos relacionados con el descubrimiento de América. 

A partir de ese y otros documentos hallados en archivos españoles, Mazzara asegura que su campana es el único objeto histórico existente relacionado con el histórico viaje de Cristóbal Colón que ha llegado a nuestros días. 

"Son numerosas las pruebas que avalan la autenticidad de esta joya histórica que pesa poco menos de 31 libras (14 kilos) y mide cerca de 10 pulgadas (25 cm) de diámetro", afirmó Mazzara en el comunicado en el que anunció la subasta que iba a celebrarse originalmente el 18 de noviembre y fue aplazada luego al 7 de diciembre.