Cien años de Monterroso, un pretexto para recordar a un minimalista

Cien años de Monterroso, un pretexto para recordar a un minimalista

  Los amantes de la literatura en español tendrán este martes un buen pretexto para recordar al autor del cuento más corto de la historia en el centenario del nacimiento del escritor guatemalteco (nacido en Honduras) Augusto Monterroso. 

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí", dice la pieza en la que el escritor va directo al final de la historia, con una apuesta a lo esencial, digna de un minimalista. 

La joya despertó sospechas de algún crítico, horrorizado porque hubiera aparecido un cuento de una línea. Monterroso (1921-2003) le salió al paso con un golpe digno de un boxeador de pegada mortal: "Fue un malentendido, en realidad se trata de una novela". 

La obra es la máxima expresión de la capacidad de velocista del autor, aterrorizado por la idea de escribir historias de más de cuatro páginas porque, según su superstición, después de ese límite es probable comenzar a escribir tonterías. 

Augusto Monterroso nació en Honduras el 21 de diciembre de 1921, pero tomó la nacionalidad guatemalteca y terminó en México, donde se consagró como un escritor imprescindible, maestro del cuento, en el que según Julio Cortázar, el creador debe ganar por nocaut. 

Aunque asumió la literatura como un juego, sin tomarse en serio, Monterroso vivió con una perfección de virgo. Sin embargo eso no le impidió ser profundo, con la idea de que el humorismo es el realismo llevado a sus últimas consecuencias. 

Juan Villoro, uno de los intelectuales más lúcidos de América Latina, fue alumno de Monterroso en un taller de escritura. Muchos años después, en 2014, contó a Efe una anécdota que ilustra la manera del escritor de ver la literatura. 

"Cada vez que un alumno presuntuoso decía, 'acabo de terminar una novela de 300 páginas', Monterroso le respondía, ah, te estás entrenando para escribir un cuento", recordó el cuentista mexicano. 

Según quienes fueron a sus clases, Monterroso fue un maestro duro, convencido de que la mayoría llegaba mal preparada y lo ignoraba. "Todos estamos mal preparados, lo importante es saberlo", aseguró en una entrevista a Graciela Carminatti. 

Uno de sus cuentos más emblemáticos, "El zorro es más sabio", recrea la realidad del mejor narrador mexicano, Juan Rulfo. El zorro crea dos libros brillantes y deja de escribir; los demás le preguntan cuando hará el tercero y el zorro dice: "En realidad lo que estos quieren es que yo publique un libro malo". 

A veces escribía un cuento en un año o más tiempo, pero creaba joyas como las del libro "La oveja negra y demás fábulas", que provocó una reacción de asombro en el Nobel Gabriel García Márquez, quien afirmó que el libro debía leerse con las manos arriba porque su peligrosidad se fundaba en la sabiduría solapada y la belleza mortífera de la falta de seriedad. 

A los 100 años del nacimiento de Monterroso los lectores hispanos se rinden a los pies del maestro. Los de México agradecen que el hombre haya elegido al país para escribir en él sus textos más brillantes, lo cual no fue casual, según explicó en 1990. 

"Lo mas fantástico a que pueda llegar aquí la imaginación se desvanece en el trasfondo de una vida real que es como un sueño dentro de otro sueño. Lo mágico, lo fantástico y lo maravilloso está siempre a punto de suceder en México, y sucede, uno solo dice: pues sí", escribió en un acto de gratitud. 

Si ser minimalista es, como dice la RAE, buscar lo esencial eliminando lo superfluo, a Augusto Monterroso habría que recordarlo como un exponente de primera fila de esa tendencia en la literatura. No importa si en sus tiempos el concepto no estaba de moda.