Deja que Dios te hable

Deja que Dios te hable

Pbro. Lic. Salvador González Vásquez

veces nos cansamos de pedir, y hasta pensamos que Dios ya no nos escucha. Pero que importante es orar sin desfallecer; porque solo Dios, puede darnos lo que el mundo no da.

Y no basta con pedir, también es importante disponerse a escuchar. Porque de tanto pedir, ya no sabemos lo que estamos pidiendo.

Y por no escuchar, sufrimos de impotencia, pensando que Dios no nos concede, lo que tanto le hemos pedido; y no advertimos, que hay cosas que dependen también de nosotros, y no sólo de Dios. 

VIDA

La ignorancia nos hace pensar, que Dios nos niega, lo que nosotros ya tenemos.

Y de tanto hablarle a Dios, no dejamos qué Él nos hable; y así, es imposible encontrar respuestas.

Por eso, hay que imitar la actitud de Samuel. Él, oía que lo llamaban, hasta que le dijo Eli: "Ve a acostarte, y si te llama alguien, responde: Habla, Señor; que tu siervo te escucha". (1Sam.3).

TENER PAZ

Si supiéramos escuchar, podríamos tener paz; porque muchas veces, creemos tener la razón, cuando en realidad, estamos equivocados. 

Por eso, que  necesaria la humildad, para  ponernos en actitud de escucha.

Más aún, no solo hay que escuchar, también hay que estar dispuestos a hacer la voluntad del Padre; porque Él, siempre tiene la razón. Ya que Dios no se equivoca; y si aceptamos sus designios, será posible encontrar la paz.

Por tanto, digamos con el Salmo: "Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad". (Salm.39).