Donan artefactos del explorador Ernest Shackleton a museos en Gran Bretaña

Donan artefactos del explorador Ernest  Shackleton a museos en Gran Bretaña

  Un trineo y una bandera utilizados por el explorador Ernest Shackleton en una de sus expediciones a la Antártida fueron adquiridos por un organismo del gobierno británico para conservar esos valiosos artefactos en el país.

El National Heritage Memorial Fund dijo el miércoles que pagó 204.000 libras (274.000 dólares) para comprar los objetos, utilizados en la primera de tres expediciones británicas a la Antártida dirigidas por Shackleton a inicios del siglo pasado. Se donarán los artefactos a museos británicos.

A principios de año, las autoridades prohibieron temporalmente la exportación de los artefactos.

La expedición Nimrod de 1909 llegó a menos de 160 kilómetros del Polo Sur, pero los exploradores se vieron forzados a regresar porque se les agotaban las provisiones.

A pesar del fracaso, se considera esa expedición el mayor avance al polo en la historia. Dos años después, el noruego Roald Amundsen logró completarla.

El trineo de madera de 3,35 metros fue uno de cuatro utilizados para trasportar víveres y equipo a través de la tundra antártica. La bandera con una cabeza de unicornio roja y un ancla dorada aparece en muchas fotos de la travesía. 

"Es muy poco lo que queda de la expedición", dijo Jeremy Mitchell, curador del Museo Marítimo Nacional en Londres. "En nuestra galería polar tenemos un artículo, una lámpara bastante anodina del Nimrod. Y no se pueden relatar las mismas historias dinámicas que se pueden contar cuando uno tiene un trineo".

Shackleton, que nunca llegó al Polo Sur, murió de un ataque cardíaco en 1922 frente a la Georgia del Sur, un territorio británico de Ultramar, durante su cuarta expedición antártica. 

El trineo y la bandera pertenecían a Eric Marshall, un cirujano y explorador polar que acompañó a Shackleton en la "marcha en trineo" Nimrod.

Marshall trajo los artefactos de regreso a Gran Bretaña y en los años de 1950 los donó a su antigua escuela.

Eilish McGuinness, directora ejecutiva del National Heritage Memorial, dijo que el organismo ha dejado de financiar muchas cosas durante la pandemia, pero está dispuesto a proteger "cosas urgentes y especiales" a riesgo de sufrir pérdidas.

"Todos coincidimos en que era tan importante que debíamos ayudar a salvarlo y conservar estos artículos preciosos en el Reino Unido", dijo.