Editores y libreros lanzan campaña antipiratería

Editores y libreros lanzan campaña antipiratería
Se estima que en México, 4 de cada 10 libros físicos que se venden, son piratas; esto según una encuesta realizada en 2017 por la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura, A.C. (Calc), que señala que el 48% de los consumidores de libros digitales, acceden a ellos de forma ilegal; el 44% de los consumidores de libros físicos, compran libros piratas; los consumidores de libros pirata equivalen al 50% de los consumidores de libros.
Son cifras tan alarmantes sobre el consumo de libros piratas en México que la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) y la Asociación de Libreros de México (ALMAC), con el apoyo del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor Sociedad de Gestión Colectiva (CeMPro), lanzó ayer la campaña antipiratería de libros con el lema #PongamosPuntoFinal.
En el marco del Día Internacional del Libro y el Día Internacional de los Derechos de Autor, lanzaron esta campaña que buscar exponer el problema que existe sobre la piratería física y digital en México; invitar a la sociedad a defender el libro original comprando en librerías, comercios electrónicos, comercios establecidos, y denunciando la piratería; y reafirmar el valor de comprar el original a través de una serie de acciones que generen conciencia para fomentar el consumo de los libros originales.
Entre otros datos, la encuesta señala que el 50% de los consumidores de libros pirata físicos lo hacen más de 2 veces al año; se estima que los consumidores gastaron cerca de mil 700 millones de pesos en libros pirata físicos y que el 78% de los consumidores de libros pirata digitales lo hicieron gratuitamente.
En el comunicado, se señala que el consumo ilegal de obras literarias está acabando con la industria editorial en México y afecta a ua cadena de personas que van desde el autor, las editoriales, los libreros y distribuidores, que se ven seriamente afectados cada vez que se consume un libro no original. "Si a esto agregamos que el dinero recaudado cae en las arcas del crimen organizado, estamos hablando de un serio peligro".
La campaña "Pongamos punto final a la piratería de libros" tiene como objetivo crear conciencia sobre el flagelo y el daño que causa a la sociedad la piratería. "La campaña consiste en generar un impacto sobre el público a través de una serie de actividades, con el fin de combatir la piratería y fomentar la compra legal de libros. ¿Cómo? Comprando en las librerías, las tiendas departamentales, el comercio físico establecido y el comercio electrónico; no comprando en la calle, en el tianguis o a las afueras del metro. Es en estos últimos lugares donde se venden los libros piratas o robados."