La historia de Tayra

La historia de Tayra

24:

El punto se quiebra en la palabra Estínfalo, 

ahí donde los pájaros temen más al cascabel que a la saeta. 

En la Plaza de Armas, que no es un lago, un payasito 

hace malabares sobre un bastón de mando. 

Requiero de un diccionario gordo para fabricar otro vestido al rey 

que va desnudo. 

El reto es explorar la realidad en patineta y con una espada 

de limones agrios, un cerval en las camelias, 

un perro blanco, una pistola. Dice: 

Písale el rabo al tigre de papel o de encaje, dale las lilas a las niñas, 

presencia el lanzamiento de las palabras por la borda (GD). 

En el muro una imagen del macho con sus patas de cabra 

y un cuchillo de cristal en un ritual de fuego, 

un ex voto en el altar y otro, clavado con alfiler, 

en el ventrículo izquierdo. 

Esta vez no había perros en la calle roja.