La historia de Tayra

La historia de Tayra

25:

Tayra practica el arte de adivinar el tósigo cruel de las mentiras, 

tres ladridos breves anuncian su presencia. 

Tayra también luchó en el Coliseo contra los leones, el cierzo y los poetas, 

no siempre resultó triunfante, pero aprendió a cuidarse las heridas. 

Y oigo decir. Mucho alteran la sintaxis y no ven que 

debajo son siempre las mismas palabras; y que 

debajo de esas fuerzas tectónicas no hay más que arcilla (JK). 

Cuentan de un cementerio de perros en Mongolia, 

un ejército de perros modelados con barro; 

uno consagrado al amor, otro a la guerra. 

Cuento la historia de las azucenas ámbar, de las sartenes rústicas, 

del corazón flechado en la corteza del ficus, 

de la relación insólita de la mosca con el frasco, 

pero debo confesar que Tayra no existe, 

o es una partícula negra, más allá de EGS-zs8-1. 

Todo el relato es falso, lo supongo, pues lo descubrí en una caja 

de cerillas chinas.

*José Koser