La milenaria técnica de la laca

La milenaria técnica de la laca

Chiapa de Corzo.-  "Una buena pieza de laca perdura en el tiempo. Por eso les digo a mis alumnos que hagan bien su pieza, y así la laca no se les caiga", aconseja a sus discípulas Martha Vargas, la mejor laqueadora del estado mexicano de Chiapas y reconocida por usar una técnica que data de la época prehispánica.

A la edad de siete años, Martha Vargas comenzó a aprender el oficio de la laca. Su tía Mercedes, distinguida por su fina técnica, se percató de la necesidad económica que había en la casa de Vargas y por ello decidió instruirla en esta técnica milenaria.

"Ya ahorita tengo 82 años. Empecé de 7 años y me acomodé con doña Delfa en una casa de artesanía que era la más grande que había, ahí me acomodé a trabajar con doña Delfa", dijo en entrevista con Efe esta artesana mexicana.

Ahora, 71 años después, Martha es una de las laqueadoras más reconocidas de Chiapa de Corzo por su técnica fina y de calidad en las piezas ornamentales como jicalpextles, en muebles y cofres. Su pasión fue mejorar la técnica de la laca.

PIEZA

"Esa es la técnica para que la laca no caiga al empiezo, supongamos que esta pieza que voy hacer le voy a poner el paje, la tierra encima y además hay que poner la mano, hay que tallar para pulir con la mano porque esa fuerza es la que permitirá que se adhiera a la pieza y no caiga, eso es lo que yo enseño desde hace 40 años, que no me he retirado del trabajo", expresa.

En las antiguas culturas chiapanecas se usaron las cortezas de ciertos frutos como recipientes. Algunos de estos son la calabaza, el tecomate, la jícara, el huacal y los pumpos. Había recipientes lisos y pintados con una depurada técnica de decoración denominada laca o maque.

DIBUJO

La artesana dice que le gusta decorar toles, camarines y cruces con los dibujos tradicionales como flores (alcatraz, amapolas, orquídeas, pensamientos y rosas), pájaros y patos. Aunque refiere que hace muchos años se dibujaban a los dioses.

"Este dibujo es de más de mil años porque en ese tiempo no hacían flores; eran los dioses que existían lo que pintaban, esta es una réplica de una pieza encontrada y está en poder del instituto de antropología, yo la copié".

Con el paso del tiempo los productos para lograr una buena calidad se han encarecido, hoy su precio es aún más alto, por lo que la artesana recomienda utilizar axe, que es grasa animal que se consigue del nin o grana cochinilla, que se produce en el árbol de jocote, acompañada de tierra de color.