México recupera la memoria del funcionalismo

Exhiben propuesta arquitectónica de Juan O’Gorman

México recupera la memoria del funcionalismo

Ciudad de México.- Miles de personas conocen el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo en Ciudad de México, pero pocos saben de su relevancia para la arquitectura: el recinto se constituye como uno de los principales exponentes del funcionalismo en el país y aprovechando este hecho ayer se inauguró una muestra sobre el tema.

Se trata de la exposición “90 años del funcionalismo en México”, en la que se realiza un repaso a esta tendencia arquitectónica. 

Y, más concretamente, a la figura de Juan O’Gorman, quien -en 1929- hizo la primera propuesta funcionalista en el país y, dos años más tarde, diseñó la Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.

En la exposición se pueden observar los seis bocetos que el autor realizó para ilustrar el complejo, así como el dibujo previo del mural “Entre la Filosofía y la ciencia” que O’Gorman pintó en uno de los muros del emplazamiento.

Además, en colaboración con el taller Hannes Meyer de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, se ha proyectado una maqueta a escala del museo, que permitirá al público con discapacidad apreciar los detalles del conjunto.

Igualmente, el visitante también podrá disfrutar de otros dos espacios adicionales.

SALA FRIDA KAHLO

Por un lado, una sala permanente destinada a Frida Kahlo, establecida en su antiguo estudio, donde se muestran algunos retratos fotográficos de la artista, así como materiales de su vida diaria, entre los que se distinguen una falda o un ceñidor.

“No se trata tanto de dirigirnos al fetichismo del objeto, sino recuperar la memoria que queda en las casas cuando son habitadas por los personajes”, señaló Marisol Argüelles, directora del Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.

También se abrió una muestra fotográfica temporal -que permanecerá abierta hasta el 1 de septiembre- con 30 trabajos del autor francés Michel Zabé, quien entre 2012 y 2015 realizó una serie de obras sobre los edificios que componen el complejo museístico.

“Queríamos hacer un proyecto global centrado en la arquitectura, la cual se constituye como el elemento principal”, apuntó Argüelles.

HISTORIA DEL ARTE

Por tanto, el tema de la memoria y de lo histórico es muy importante. El actual museo marca “el principio de un periodo de la historia del arte mexicano”, añadió la directora.

En este sentido, Juan O’Gorman plasmó en este lugar su “ortodoxia” a la hora de entender el funcionalismo, aunque también quiso incluir algunos elementos específicamente mexicanos, como la cerca de cactus que rodea a los edificios o los colores que decoran las casas, de inspiración prehispánica.

Además, en 2019 se cumple el 90 aniversario del funcionalismo en México, un principio estético racionalista que se manifestó en obras de diferentes tendencias creativas, aunque su desarrollo se dio sobre todo en disciplinas como el diseño y la arquitectura.

En las mismas, la “función” marca la forma, mostrándose un rechazo a los elementos decorativos. En México, el funcionalismo se observó -mayoritariamente- en la arquitectura, siendo Juan O’Gorman su introductor y uno de sus mayores exponentes.

CORRIENTE

En cualquier caso, esta corriente siguió teniendo impacto a lo largo del siglo XX, ya que en la década de 1950 se recuperó “la función a la hora de realizar un proyecto arquitectónico”, explicó Argüelles. Una realidad que se observa, aún hoy, en colonias (barrios) de la Ciudad de México como Condesa, Polanco o Narvarte.