Minificciones

Minificciones

Las ovejas aprenden a contar pastores

58

Todos los días vengo hasta la Plaza de Armas 

para buscar al mago, 

rúnicas palabras de un oráculo celta. 

Verás, el inicio del amor está en el agua, 

eso afirma un chamán Yoruba que lanza 

semillas de kola en una fuente. 

Frente al quiosco había un proscenio 

donde todos caminaban con los ojos vendados. 

En realidad, vengo a buscar mi yo:

un tipo estrafalario con tumores 

de grasa en el yeyuno;

también a recolectar palabras: 

milico, zaguán, anáfora, liquen y amor

que tengo repetida hasta el cansancio, 

vengo a encontrar lo inesperado 

en una plaza inmóvil, 

una pitonisa en cueros, por ejemplo.