Minificciones

Minificciones

Las ovejas aprenden a contar pastores

 

67

Este poema nació roto: catacresis, 

¿a quién se le ocurre un trirreme 

a la deriva en el retrete?

Si por lo menos fuera una paila 

con faro y escollera. 

Habrá un rosal allí, donde un amor, 

una escudilla, 

un corazón de tiza en una piedra verde. 

Cuando digo manzana 

entiendes Himalaya, 

o un mastín apostando a los caballos. 

El niño nació enfermo, 

con un galimatías en pleno plexo sacro: 

es imposible desfacer entuertos.