Museo expone arte polaco que afronta el Holocausto

Museo expone arte polaco que afronta el Holocausto

  El museo de historia judía de Varsovia presenta una exposición con obras de un renombrado artista polaco que afronta la persistente y melancólica presencia del Holocausto en Polonia, donde las fuerzas alemanas nazis llevaron a cabo su destrucción de los judíos de Europa y otras atrocidades.

"Wilhem Sasnal: Tal paisaje" se inauguró el jueves en el Museo POLIN de Historia de los Judíos Polacos. Las decenas de pinturas y dibujos en la muestra afrontan el Holocausto en el paisaje físico y mental de la nación y la dificultad de abordar un pasado inestable.

Sasnal, que no es judío, lleva dos décadas lidiando con esta historia. El hombre de 48 años describió una necesidad generacional de confrontar el pasado, también porque partes de la sociedad polaca se niegan a reconocer que mientras Polonia fue víctima de la Alemania nazi, también hubo algunos polacos que se unieron al despojo y asesinato de los judíos de la nación.

Durante décadas después de la Segunda Guerra Mundial, tales discusiones fueron tabú, con los temas del sacrificio y el honor polacos dominando la memoria histórica. Pero con la nueva apertura que vino con la caída del comunismo en 1989, académicos y artistas comenzaron a estudiar y hablar abiertamente sobre el antisemitismo y la participación de algunos polacos en los crímenes alemanes. Cada nuevo libro o película ha tocado una fibra sensible.

"La historia de la Segunda Guerra Mundial se oscureció hasta 1989", dijo Sasnal.

Entonces fue "extremadamente impactante", dijo, cuando los estudiosos comenzaron a revelar las malas acciones de los polacos durante la guerra, incluyendo el asesinato en 1941 de cientos de judíos a manos de los polacos en la ciudad de Jedwabne.

"Al principio sentí rabia y vergüenza", dijo a The Associated Press. "Y todavía es muy difícil ver que la gente no quiera reconocerlo. La gente se niega totalmente, y esta es la actitud dominante del gobierno polaco".

Sasnal es uno de los artistas vivos más destacados de Polonia. Sus obras son parte de las colecciones del Museo de Arte Moderno y del Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York, el Tate Modern de Londres y el Centro Pompidou de París, entre otros.

También reconoció que a menudo se juzga injustamente a Polonia, que a veces aquellos fuera de Polonia no ven las cosas en perspectiva. 

Polonia fue ocupada por las fuerzas alemanas que mataron a millones de ciudadanos polacos, unos 2 millones de polacos cristianos y 3 millones de judíos. Muchos polacos lucharon contra los alemanes en casa y en el extranjero y el estado nunca colaboró con la Alemania nazi. Yad Vashem también ha reconocido a miles de polacos por arriesgar sus propias vidas para salvar judíos.

Sin embargo, Sasnal cree que los polacos deben reconocer lo malo junto con lo bueno.

"A menos que aceptemos un pasado tan complejo, seremos juzgados y mal juzgados", dijo.

La exposición comprende dos décadas de obras que tocan de alguna manera el Holocausto; obras que Sasnal hizo mientras trataba también en otros temas.

Las más antiguos se inspiraron en las historietas del Holocausto del dibujante Art Spiegelman en sus libros "Maus". Las más nuevas las creó este año especialmente para la exposición.

Hay pinturas de antiguos campos de exterminio, pero siempre están contextualizadas, con la bicicleta de Sasnal o su esposa mirando desde el interior de un automóvil a las puertas de Auschwitz, porque representar solo los campos de exterminio sería demasiado banal y brutal, dijo.

Las pinturas de Auschwitz surgieron luego de que él y su esposa pasaron por el lugar conmemorativo en su camino a casa después de una fiesta de Nochevieja el 1 de enero. Millones de personas de todo el mundo visitan el sitio, pero para muchos polacos, incluido Sasnal, que vive en las cercanías de Cracovia, la presencia de lugares conmemorativos del genocidio es parte del paisaje de la vida cotidiana.

Una pintura de un mapa imaginario de Polonia que limita con Israel recuerda la larga coexistencia de judíos y polacos en Polonia, una patria judía durante siglos.

Un retrato de Hitler fue cubierto con pintura negra y tachado con una barra de madera, un mal demasiado extremo para representarlo en sentido figurado.

Las pinturas inspiradas en imágenes creadas por el pintor francés Edgar Degas, un antisemita, son recordatorios del antisemitismo generalizado en toda Europa que creó un terreno fértil para el Holocausto. Una evoca a una mujer bañándose, modelada de una obra de Degas, con una esvástica superpuesta.

Pinturas de gitanos o imágenes estereotipadas de africanos en el imaginario popular muestran cómo otros grupos, junto con los judíos, han sido considerados por largo tiempo el "otro" en la sociedad.

Antes de la inauguración, el curador Adam Szymczyk se preparó para la posibilidad de que esta muestra también pueda provocar la ira de nacionalistas y derechistas.

Pero ahora que un partido de derecha gobierna el país — y es socio del museo, que es una asociación público-privada — dijo que esperaba que la reacción sea más silenciosa.

Indicó que tanto él como Sasnal estuvieron impulsados por la necesidad de expresar remordimiento.

"Creo que esta es nuestra manera de pedir perdón en nombre de los demás", dijo. "Los demás no dicen 'lo siento', así que nosotros tenemos que hacerlo. Es un deber".

La exposición estará abierta hasta el 10 de enero.