Oprah elige para su club la polémica novela "American Dirt"

Jeanine Cummins publica la obra más esperada del año

Oprah elige para su club la polémica novela "American Dirt"

Nueva York.- "American Dirt" de Jeanine Cummins, una de las novelas más esperadas y polémicas del año, es el nuevo libro seleccionado por Oprah Winfrey para su club de lectores.

El libro, publicado ayer, sigue a la dueña de una librería en Acapulco, México, que pierde a gran parte de su familia a manos de un cártel de la droga y huye al norte en un aterrador viaje con su hijo de 8 años. Ha sido aclamado por muchos pero también criticado por reforzar "estereotipos mexicanos rancios" y por un lenguaje forzado que evidencia que es la obra de una forastera.

Fue adquirida por Flatiron Books en 2018 con un contrato millonario y ha sido comentada en el mundo literario desde entonces. Ha aparecido en numerosas listas de libros que hay que leer en 2020, se posicionó entre los 20 más vendidos de Amazon.com previo a su publicación, y ha sido elogiada por escritores como John Grisham, Stephen King y las latinas estadounidenses Erika Sánchez y Sandra Cisneros.

Winfrey dijo a The Associated Press en una entrevista telefónica  que le llamó la atención el comentario del novelista Don Winslow, quien comparó "American Dirt" con "The Grapes of Wrath" ("Las uvas de la ira") de John Steinbeck.

"Recuerdo que pensé, ´Sí claro, más vale que sepas de qué estás hablando porque yo tengo una primera edición de ´Grapes of Wrath´ y está sobre un pedestal en mi sala´", dijo Winfrey. 

"Ahora, yo no diría que esto es ´Grapes of Wrath´, pero sí voy a decir que... yo he sido periodista, he seguido las noticias, he visto historias todos los días, he visto a los niños en la frontera y se me encoge el corazón. Y nada ha logrado hacerme sentir el dolor y la desesperación de lo que significa estar a la fuga (como ´American Dirt´). Ha cambiado el modo en que veo todo el asunto y yo ya era solidaria".

AUTORA

Cummins, quien también habló recientemente con la AP, dijo que la primera vez que pensó escribir el libro fue en 2013, inspirada por varias razones. Su esposo emigró de Irlanda y ella recordó los muchos años que le tomó conseguir su permiso de residencia, y la ansiedad, antes de que se casaran, ante el temor de que fuera deportado. También estaba conmovida por lo que consideraba una cobertura sensacionalista de la inmigración, y, más indirectamente, por su dolor por una tragedia de 1991, cuando dos primas suyas fueron violadas y obligadas a saltar de un puente a sus muertes.

"Tantas historias se centran en hombres violentos e historias machistas violentas sobre personas que cometen atrocidades", dijo. "Mi esperanza era mostrar la narrativa en un nuevo marco, desde el punto de vista de las personas en el otro lado de la violencia".