Realizan una instalación de 10 mil origamis en Bélgica para recaudar fondos contra el coronavirus

Realizan una instalación de 10 mil origamis en Bélgica para recaudar fondos contra el coronavirus

BRUSELAS, Bélgica (EFE).- El artista y diseñador belga Charles Kaisin ha puesto en marcha la iniciativa solidaria Origami for Live, una obra de arte a medio camino entra la instalación y el "collage" que, hasta la fecha, está conformada por más de 10 mil aves de papel enviadas por ciudadanos anónimos de todo el mundo.

Por cada ave de origami que llega a las instalaciones de Kanal, organización artística vinculada al Centro Pompidou, el artista dona gracias a la participación de varias empresas colaboradoras cinco euros a la Fundación Hospital Erasme de Bélgica.

El origami, de origen japonés y también conocido por papiroflexia, se basa en el plegado de papel sin utilizar tijeras ni adhesivos para lograr lo que en muchas ocasiones son esculturas de papel.

El objetivo, según explica Kaisin a Efe, es crear dos figuras gigantes configuradas por estos origamis: una casa alargada, que represente el confinamiento y de la que surge un ave con las alas extendidas hacia el cielo.

"La idea simbólica es que ahora estamos en cuarentena, pero al mismo tiempo la casa permanece abierta. Por lo tanto, todavía queda esperanza para pensar que pronto estaremos en otra realidad, en otra vida nueva", asegura.

El origami fue escogido como expresión artística por su capacidad para adoptar formas variadas y por su accesibilidad en el seno de cualquier hogar, sea de la condición que sea.

"Cualquier tipo de papel puede funcionar y es algo accesible. La mecánica además la puede seguir todo el mundo, es algo manual y el proceso de construcción de la obra se hace de manera conjunta", añade el diseñador.

Aunque esta semana la obra alcanzó los 10 mil ejemplares de origami, lo cierto es que el número de aves recibidos duplica esta cifra, según sus estimaciones. El plazo abierto para enviarlos se prolonga hasta finales del presente mes de mayo.

Kaisin pide en la página web del proyecto que las aportaciones se realicen en folios de tamaño A4. La libertad para elegir el motivo del papel, eso sí, es total.

"Me encanta uno que mandó un joven que estudia en la academia de música, su origami estaba hecho con un pentagrama. También recibimos algunos hechos con viejos cómics, con papel de regalo o periódicos", apunta.

RESPUESTA INTERNACIONAL

La expectación internacional que ha levantado el proyecto se entiende con la variada procedencia de los envíos. Así, las aves de papel que pueden remitirse directamente al estudio del artista o a más de 160 comercios belgas, ya han llegado desde Nueva York, París, Pekín o Stanford (EEUU), entre otros lugares.

Además de la realización de las figuras, desde la iniciativa Origami for Life también se anima a donar directamente a la fundación médica y a subir imágenes a las redes sociales con los pájaros con el hashtag #OrigamiForLife.

TRES AÑOS DE EXPOSICIÓN

Una vez finalizada la obra y aportada la donación a la fundación médica belga, Kaisin tiene previsto que la obra se puede disfrutar dentro de la colección permanente de Kanal durante "los tres próximos años".

"El plan es que todo el mundo pueda verlo. Que se pueda visitar cuanto antes" sintetiza.

Pese a lo complejo de la situación, el sector cultural europeo tiene ahora la oportunidad de explorar nuevas alternativas y trabajar en otros métodos de expresión, según reflexiona el artista. Los proyectos basados en la cooperación y las herramientas virtuales son algunos ejemplos de estas posibilidade