Rothko, Giacometti y Frida brillarán en la subasta de otoño de Sotheby´s

Rothko, Giacometti y Frida brillarán en la subasta de otoño de Sotheby´s

NUEVA YORK (EFE).- Obras maestras de Mark Rothko, Alberto Giacometti o Frida Kahlo se cuentan entre las joyas que la galería Sotheby´s sacará a subasta a partir del próximo 15 de noviembre en su temporada de otoño, y que incluye una variada paleta de arte moderno, desde el impresionismo hasta lo más contemporáneo. 

La casa de subastas valora esta colección de otoño en 1,000 millones de dólares, lo que la va a convertir probablemente en "la más cotizada de la historia de Sotheby´s", dijo a Efe María Claudia Jiménez, directiva de la firma y encargada del desarrollo de negocio de bellas artes globales. 

Las piezas más valiosas (suman 400 millones estimados) son las procedentes de la Colección Macklow, por el nombre de Harry Macklow, el multimillonario y promotor de alguno de los rascacielos más emblemáticos y discutidos de los últimos años en Nueva York y que tras su sonado divorcio de Linda Burg en 2019 puso en venta su impresionante colección de pintura y escultura contemporánea. 

Destaca entre todos ellos un dramático busto titulado "La nariz", de Alberto Giacometti, de 1949, donde una larga nariz puntiaguda que recuerda a una espada o una pistola despunta agresivamente de una cabeza que parece estar gritando; Sotheby´s la ha valorado entre 70 y 90 millones de dólares. 

Esa misma valoración es la que ha recibido un Mark Rothko ("Número 7"), obra ejecutada en 1951, considerado el año en que el pintor estadounidense alcanzó su madurez artística y que recoge una delicada gama de lavanda, verde y naranja. 

Macklow amasó una variada colección que siguió comprando hasta 2015, y entre sus piezas hay también una de las serigrafías que Andy Warhol realizó de Marilyn Monroe en blanco y negro y una escultura de Pablo Picasso que llamó "boceto de un monumento a Apollinaire", ambas valoradas entre 40 y 60 millones de dólares.  

Pero además de las piezas de Macklow, esta colección de otoño contiene numerosas obras de otros coleccionistas, algunos anónimos y otros conocidos como Douglas Cramen y Brillenbourg-Capriles, considerada esta última una de las compilaciones más completas del arte latinoamericano de los siglos XX y XXI.  

Mención aparte merece el autorretrato de Frida Kahlo "Diego y yo" (de un coleccionista anónimo), que pese a sus reducidas dimensiones sale con un valor de 30 millones; en él, Frida aparece con el rostro de su esposo, Diego Rivera (que tiene tres ojos), impreso en su frente mientras corren varias lágrimas por su mejilla. 

La especialista en arte latinoamericano de Sotheby´s, Anna di Stasi, consideró que ese autorretrato es uno de los más poderosos de Frida, y expresa por sí solo parte de la historia de México, del feminismo y de la concepción que Frida tenía sobre la imagen y la exposición de un artista.  

También saldrá a la venta un Monet ("Coin de bassin aux Nymphees", valorado en 40 millones) pintado en 1918 con una increíble variedad de colores en su paleta y que muestra cómo el artista apuntaba ya a la propia evolución del arte de lo figurativo a lo abstracto. 

Hay muchas otras obras en esta "colección de otoño": esculturas de Henry Moore y de Alexander Calder, óleos de Siqueiros y de Oswaldo Guayasamín, cómics aumentados de Roy Lichtenstein, una reproducción de un mural de Bansky y obras de De Kooning, Botero, Degas y muchos otros nombres relevantes de la historia del siglo XX y XXI. 

Jiménez dijo que esperan atraer con esta subasta a coleccionistas de todo el mundo ahora que "el arte se ha democratizado", no solo por la irrupción de grandes fortunas en todas partes, sino -en su opinión- por una "cada vez mayor educación artística de los coleccionistas asiáticos", antes interesados básicamente en el impresionismo y ahora mucho más volcados a expresiones más contemporáneas. 

La colección se podrá visitar desde este viernes y hasta el día 15 de forma gratuita, convirtiéndose en uno de los "museos efímeros" más ricos de Nueva York, con la particularidad además de que muchas de las obras no podrán verse en público nunca más.